SHARE
Casi 9 de cada 10 fabricantes de cables han visto caer sus ventas, pero al 72 % no le han cancelado pedidos

La evolución del mercado de la fabricación de cables que recoge la Tercera Encuesta de Facel sobre los efectos del COVID-19 pone de manifiesto los malos resultados en el mes de abril porque un 88,9 % asegura que sus ventas han caído, mientras sólo un 5,6 % aseguran que han sido iguales o mayores. No obstante también hay algunos datos positivos porque el 72,2 % no ha sufrido cancelaciones de pedidos, frente a los que sí las han padecido, un 27,8 %, en concreto con una media del 20 % respecto del total.

La encuesta se ha realizado entre los socios de la Asociación de Fabricantes de Cables, en concreto entre 18 de las 26 compañías que forman parte de la misma. La previsión de ventas para este mes de mayo no era nada optimista para un 38,8 %, que aseguraron que decaerían, mientras un 33,3 % preveían un aumento de las mismas.

12 de las 18 compañías que han respondido han ofrecido también cifras de caída de ventas; en concreto, 5 de ellas consideran que han retrocedido entre el 15 y el 40 %, mientras las 7 restantes lo cifran por encima del 50 % e incluso hasta del 80 %. El 83,3 % de las compañías declaran una caída de la actividad a cierre del mes de abril, con respecto al mismo mes del año anterior.

En cuestiones laborales, la encuesta muestra que el 77,8 % de las empresas fabricantes de cables mencionan no tener casos positivos de COVID-19 entre sus empleados, ni tampoco en cuarentena. Casi el 95 % asegura tener personal en situación de teletrabajo, mientras más de un 70 % no han solicitado ERTE, frente al casi 30 % que sí lo han hecho. Por lo que se refiere al cobro de facturas, 2 de cada 3 no afirman tener problemas de este tipo, mientras el 22,2 % asegura sufrir impagos. Los problemas de liquidez para efectuar pagos sólo afecta al 11 % de las empresas.