SHARE

Los autónomos que ejercen profesionalmente en su vivienda habitual podrán recuperar hasta un 20% de sus gastos relativos a la actividad profesional, si no cotizan por el Impuesto sobre la Renta de las Personas en módulos o por el Impuesto sobre Sociedades. Así lo ha afirmado una resolución del Tribunal Económico Administrativo Central (Teac), del pasado septiembre, que tiene carácter vinculante para las administraciones. Alrededor de unos 300.000 trabajadores autónomos podrían verse beneficiados por esta medida, que, sin embargo, no permite que la deducción se efectúe en función de los metros cuadrados que ocupa la actividad con respecto al total del inmueble. Además, el Tribunal considera que se admitirá la rebaja de los gastos suministros siempre que el autónomo pruebe la contribución a la actividad económica desarrollada.

En el caso de aquellos profesionales que declaran en Estimación Directa por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y además comparten vivienda habitual y centro de actividad, pueden también deducirse gastos de comunidad de vecinos, IBI o amortizaciones, aunque también precisa que debe establecerse diferencia entre aquellos gastos derivados de la titularidad de la vivienda y los que tienen que ver con los suministros del inmueble.