SHARE
Cerca de la mitad de las pensiones de autónomos reciben subvención estatal

La gran diferencia que existe entre lo que cotizan los trabajadores autónomos y lo que reciben al jubilarse hace que alrededor de un 40% de sus pensiones necesiten recibir una subvención por parte del Estado, en concreto la cuantía media que el Estado aporta cada mes en la nómina de un pensionista que ha sido autónomo asciende a 209 euros. Según estos datos, 770.159 autónomos perciben alguna ayuda del Estado en el momento de la jubilación, lo que supone casi el doble que a comienzos de siglo, cuando apenas superaban los 370.000. La Seguridad Social lo denomina complemento de mínimos y esta partida en los trabajadores asalariados alcanza sólo un 21% del total de pensiones. La razón viene derivada de lo escaso de las cotizaciones que efectúan los trabajadores por cuenta propia respecto de la cuantía de sus pensiones.

Las cuantías mínimas de las pensiones se establecen cada año para asegurar un nivel mínimo a todos los pensionistas y, en el caso de que la pensión reconocida no alcance ese mínimo, se le añade el citado complemento hasta alcanzar dicho mínimo. El derecho a éste es incompatible con la percepción por parte del pensionista de ingresos de trabajo, de capital, o de cualquier otra fuente, si la suma de todas las percepciones sobrepasa una determinada cuantía, que se fija en los Presupuestos Generales del Estado, y que el próximo año será de 7.116,18 euros al año sin cónyuge a cargo y 8.301,10 con cónyuge a cargo.

Los complementos son habituales en el régimen de autónomos, porque los trabajadores cuentan con menos años cotizados y lo hacen además en mayor proporción por la base mínima. Según los datos de la propia Seguridad Social, la base media de cotización se sitúa en 1.723 euros en el régimen general, el de los asalariados, mientras que en el de autónomos no supera los 1.052 euros mensuales. Además, alrededor del 71% de los primeros se jubilan después de 35 ó más años de cotización, mientras que no ocurre así en el caso de los autónomos, con un elevado porcentaje con escaso número de años cotizados.