SHARE
La tarifa plana para autónomos podría desaparecer con la reforma del Régimen de Autónomos

Alrededor de 300.000 negocios podrían cerrar este año según un estudio interno de la organización ATA Autónomos, que concluye también que en torno a un 15 % de los autónomos españoles no podrán devolver los créditos ICO que han solicitado.

 

Esto llevaría a que alrededor de 125.000 profesionales autónomos estén al borde de la quiebra, después de que la apertura de sus negocios no implique la consecución de los suficientes ingresos para poder seguir llevando a cabo su actividad con solvencia. No obstante, el dato afecta fundamentalmente a empresas vinculadas a sectores ajenos al eléctrico, como es el caso de los del turismo, el ocio o la cultura. El volumen de créditos con problemas de devolución sería aproximadamente de 15.000 millones de euros.

El hecho de que la recuperación esté resultando más lenta de lo previsto y, además, el agravamiento de la pandemia en las últimas semanas son factores que también han contribuido a que los pronósticos para la economía española previstos por el Fondo Monetario Internacional hayan empeorado tras la última revisión. Además de ser el país con mayor descenso del Productor Interior Bruto entre los países desarrollados, el déficit alcanzará el 14,1 % del PIB, mientras que la deuda pública llegará al 123 % y tardará en retroceder por debajo del 120 % varios años. Asimismo, se espera una caída de casi el 13 % este año en el PIB, un rebote ascendente del 7,2 % en 2021 y del 4,5 % en 2022. Es decir, nunca antes de 2023 España recuperaría el nivel económico anterior a la crisis provocada por la pandemia.

Son los propios autónomos quienes avanzan las dificultades para poder devolver los créditos solicitados a las entidades bancarias. Más de un 30 % de ellos consideran que deberán despedir a sus empleados para poder seguir manteniendo la actividad y más de un 54 % aseguran no disponer de liquidez para continuar con su negocio. Muchos de ellos han negociado nuevos préstamos para devolver las cuotas de los créditos ya solicitados. Llega al 80 % el porcentaje de los que han visto reducida su facturación, y la mitad de ese porcentaje han perdido más de la mitad de sus ingresos. Aún así muchos de los créditos mantienen una moratoria de cuotas hasta un año, de tal forma que vencerían en marzo de 2021, con algo más de margen aún para poder recuperar lo prestado si la situación mejora de aquí a entonces. España perdió 61.000 autónomos durante los cuatro primeros meses de 2020.