SHARE
Iberdola está ofertando a clientes que ya disponen de contador digital

Según los datos que obran en su poder, las compañías eléctricas tienen la clara sospecha de que una amplia mayoría de las manipulaciones en los contadores son causadas por los operarios que trabajan para las empresas instaladoras. A causa de ello han decidido perseguir estas maniobras a través de diversas investigaciones que permitan identificar a los culpables de unas pérdidas que ya les suponen en torno a los 150 millones de euros anuales. La manipulación de los nuevos dispositivos inteligentes de luz ha pasado a ser el negocio de algunas grandes industrias y el recurso de vecinos de barrios residenciales. La subcontratación de instaladores es decisiva en estas manipulaciones, según las propias compañías eléctricas, que el pasado año abrieron un total de 164.731 expedientes el año pasado por diferentes tipos de fraude en el consumo de la luz, más de un 60% más que un año antes.

La denuncia de las eléctricas también hace alusión a que algunos de estos operarios pueden llegar a cobrar hasta 600 euros por manipular los dispositivos. Para ello necesitan reprogramar el contador, alterando la potencia contratada por otra menor. La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ya advirtió hace unas semanas que las pérdidas que sufren las eléctricas por este fraude las acaban asumiendo los consumidores.