SHARE
Murcia eliminará el

El Reino de España se verá obligado a pagar 53 millones de euros a Novenergía, un inversor institucional residenciado en Luxemburgo que cuenta con varias instalaciones fotovoltaicas en Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y Cataluña, después de que la Cámara de Comercio de Estocolmo haya dictado un laudo de arbitraje que falla a su favor y condena al estado español. Se trata de la segunda condena a España tras la que perdió en el Banco Mundial, también contra otro inversor luxemburgués, Eiser. Además, están aún pendientes una treintena de recursos similares que suman en total 7.565 millones de euros.

El fallo de los tres árbitros de la corte sueca, que anteriormente había desestimado las dos reclamaciones contra el estado español que había recibido en este sentido, se sustenta en el drástico recorte sobre las renovables que ha supuesto la reforma del sector eléctrico de 2013, que llevó a cabo el anterior gobierno del Partido Popular, con José Manuel Soria, como ministro de Industria, y de la que se encargó el ex secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal. Fuentes del Ministerio de Energía señalan que se están estudiando las posibilidades de recurso.

En los dos recursos en los que falló a favor, la corte sueca no estimó del mismo modo el recorte de la reforma del Gobierno del Partido Popular, mientras que ahora la condena se acerca al 90% de la cantidad reclamada por el inversor luxemburgués. Incluso el laudo condena al pago de un 1,5% interés por el tiempo transcurrido desde la demanda y hasta que llegue el pago. Paradójicamente el despacho que se ha encargado de la defensa de Novenergia es Latham and Watkins, al que asesora el ex presidente del Gobierno José María Aznar.

Este segundo dictamen contrario pone en serias dificultades el equilibrio del sistema eléctrico, aunque podría llegar a complicarse más si se producen más fallos en contra, dentro de la treintena de recursos aún abiertos. El Gobierno vería entonces como queda enjugado el superávit obtenido con la reforma del sistema eléctrico y ha de volver a emitir deuda o a subir la factura, entre otras medidas.