SHARE
Previsiones económicas anunciadas por el FMI

La expansión del COVID–19 está provocando una crisis sanitaria con impacto en los sectores económicos. Los poderes públicos en España y en el resto del mundo están adoptando todas las medidas necesarias para contener la propagación del virus y mitigar su impacto en la economía. En España este martes se ha cumplido un mes desde que se decretó el Estado de Alarma en todo el territorio.

Según las últimas valoraciones del Fondo Monetario Internacional, publicadas este martes en su asamblea semestral en Washington, la crisis sanitaria provocará la recesión más profunda en la economía mundial desde la Gran Depresión de los años treinta del siglo pasado y será dos veces más grave que la Gran Recesión de 2009. El “Gran Encierro”, según la frase acuñada por los economistas del FMI, forzará una caída del PIB del 3 % para la economía mundial, que será del 7,5 % de la economía de la Zona Euro, y que en España podría llegar al 8 %, lo que implicaría un aumento del desempleo hasta una tasa del 21 %. Para 2021 la previsión es de un crecimiento del 4,3 %, un rebote de apenas la mitad de lo que la economía perderá este año.

También en la Zona Euro, Italia perdería el 9,1 % y Alemania, el 7 %. Por su parte, Estados Unidos caería el 6 % y otros gigantes como China o India evitan la recesión. El primero de ellos, tras caer un 8 % en los primeros meses del año, su recuperación en los siguientes le llevará a un crecimiento final del 1,3 % en todo 2020. No obstante, el FMI se muestra optimista respecto al relanzamiento de las economías y opta por una recuperación en forma de V, un desplome y repunte fuerte en secuencia rápida. El crecimiento global en 2021 alcanzaría el 5,8 %, aunque en la Zona Euro no superaría el 4,7 %. También señala “una incertidumbre extrema en torno a las previsiones” y lo justifica en lo imprevisible de factores como “la evolución de la misma pandemia hasta los posibles cambios de comportamiento que ésta ha provocado conforme la gente evita, por ejemplo, los centros comerciales y el trasporte público”.

Cuál será el impacto real del COVID-19 en la economía
Unos ciudadanos circulan en motocicleta con mascarillas delante de un mural defendiendo a los sanitarios que luchan contra el COVID-19

Según el FMI “si los frenos a la actividad económica persisten, habrá que elevar la escala de las medidas fiscales ya anunciadas”. Un amplio estímulo fiscal puede prevenir una caída mayor de la confianza, levantar la demanda agregada y evitar una recesión aún más profunda”. Aunque también aconseja implementar las medidas de estímulo “una vez que el brote se esfume y la gente ya pueda moverse libremente”. Los estímulos implicarán un coste asumible a través de la adquisición de deuda. El Fondo Monetario Internacional teme también que una segunda ola de la pandemia en entornos más desfavorecidos como América Latina pueda complicar la crisis de deuda. Brasil podría perder el 5 % y México el 6,6 %, y pone el énfasis en una crisis que es “radicalmente diferente a otras”, porque mientras lo habitual es empezar en los mercados financieros, en este caso empieza desde el ámbito económico de consumo más elemental, por el detenimiento de la actividad.

En un ámbito más local, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo considera que los principales impactos en las áreas de actividad son los siguientes:

 

  • El Turismo es un sector estratégico que aporta el 12,3 % del PIB y el 12,7 % del empleo, y aunque todavía es pronto para evaluar los efectos que tendrá el COVID–19 en la afluencia de turistas, la crisis sanitaria ya está implicando restricciones a la circulación de personas y la menor demanda de servicios turísticos por la incertidumbre y el efecto precaución. Asistimos a un incremento extraordinario en las cancelaciones de viaje y a una progresiva e importante caída en la demanda de los servicios turísticos a corto y medio plazo.

 

  • Es pronto para saber el impacto que va a tener el COVID–19 en los flujos de comercio exterior y en las inversiones exteriores españolas, porque dependerá de cuánto duren las restricciones establecidas para contener la enfermedad. Por el lado de la oferta, la falta de mano de obra, las limitaciones de movilidad y los problemas de transporte han provocado escasez de materias primas y componentes, lo que ha roto la cadena de suministro global y ha llevado al cierre de fábricas. Con la vuelta de la actividad industrial de China a una cierta normalidad, algunos sectores ya cuentan con los inputs necesarios en sus cadenas de valor. Por el lado de la demanda, la prohibición y cierre obligatorio de empresas, comercios, centros de ocio, restauración y hostelería, además de la restricción en el movimiento de personas ha causado una fuerte caída del consumo doméstico, tanto de productos locales como importados.

 

  • En el comercio interior, no hay ninguna restricción en el movimiento de mercancías dentro del territorio español y los comercios garantizan ahora mismo el abastecimiento de bienes de primera necesidad y de gran consumo. Por lo tanto, el efecto del coronavirus en la ventas del comercio minorista será asimétrico en función de los productos y servicios concretos que se comercializan.

 

  • En general, en los sectores industriales se constata que hasta el momento no hay problemas de abastecimiento ni producción relevantes, pero sí se prevé un impacto económico importante si continúa la expansión del COVID-19. Las empresas han establecido planes de contingencia y están aplicando los protocolos correspondientes establecidos por las autoridades sanitarias para proteger la salud de sus trabajadores. En el sector de alimentación y bebidas, las empresas están aumentando la producción. La semana pasada se vendió un 180% más de lo normal en el sector de alimentos y bebidas.