Conecta con nosotros

Eficiencia Energética

Promueven bonificar en el IBI a los edificios con mejor calificación energética

Publicado

el

La Oficina de Javier García Breva

Javier García Breva, prestigioso experto energético, acaba de lanzar una iniciativa legislativa a través de su Oficina personal, que consiste en incluir en el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2017 la siguiente propuesta: ampliar las bonificaciones potestativas del Artículo 74 del RDL 2/2004, texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, añadiendo a las bonificaciones ya previstas del Impuesto de Bienes Inmuebles una nueva que establezca, a partir del 1 de enero de 2017, una bonificación de la cuota íntegra del IBI de cada inmueble según su calificación energética debidamente acreditada y de acuerdo con la siguiente escala:

  • Calificación energética A se bonificará un 20%
  • Calificación energética B se bonificará un 16%
  • Calificación energética C se bonificará un 12%
  • Calificación energética D se bonificará un 8%
  • Calificación energética E se bonificará un 4%
  • Calificación energética F y G no tendrán ninguna bonificación.

La medida pretende fomentar la construcción y adquisición de inmuebles que ahorren energía, así como la ejecución de obras e instalaciones que mejoren y eleven la calificación energética de los edificios existentes. La bonificación será mayor para los inmuebles con mejor calificación energética con el objetivo de fomentar la más alta eficiencia del parque edificatorio en coherencia con los objetivos que ha planteado la Unión Europea.

La Unión Europea presentó el último día del pasado mes de noviembre de 2016 un paquete de medidas legislativas con las que se propone incrementar el mercado de rehabilitación energética, duplicando la superficie rehabilitada al año y triplicando la inversión en eficiencia energética de edificios.

La principal conclusión de las certificaciones energéticas registradas indica que la inmensa mayoría del parque edificatorio en España requiere actuaciones de eficiencia energética debido a su baja calificación energética que repercute en elevados costes energéticos para hogares y empresas. Este hecho contrasta con la baja tasa anual de rehabilitación.

En España sí existe esa demanda y lo prueba el plan aprobado por el IDAE en 2005. Una fiscalidad que proporcione un impacto fiscal a la calificación energética para movilizar la inversión privada en nuevos proyectos de rehabilitación, sería la mejor señal, según García Breva, para que en España se desarrolle el mercado de la rehabilitación.