SHARE
Beneficios fiscales de hasta el 60 % del coste para la rehabilitación de viviendas

El Gobierno está decidido a que la rehabilitación de viviendas sea uno de los pilares en los que se apoye la recuperación de la crisis y, para ello, va a recuperar la deducción fiscal para aquellos proyectos de rehabilitación y prevé rebajas fiscales de hasta un 60 % del coste total. Las deducciones llegarán en tres tramos, el ya citado para aquellos en los que se logre un mayor grado de eficiencia energética, y del 40 % ó del 20 %, si es menor. El objetivo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana consiste en mejorar el marco fiscal de la actividad de rehabilitación para los particulares, de tal forma que dicha deducción se efectuará directamente sobre el IRPF, Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

 

En concreto, si los propietarios que se acojan al plan logran que la mejora de la eficiencia alcance al menos un 7 % de la demanda energética, podrán deducirse un 20 % de las cantidades invertidas en las obras. Pero si ese porcentaje de eficiencia llega al 30 %, la deducción sería en este caso de un 40 %, mientras que si sobrepasa ese porcentaje del 30 % o bien se accede a la calificación energética A o B, la deducción alcanzaría el máximo del 60 %. La finalidad del Ejecutivo se basa en crear “un entorno favorable para la realización de actuaciones de rehabilitación por parte de empresas y particulares”.

El impacto económico de la medida se estima en alrededor de 450 millones de euros, que se financiarán con cargo a los 6.820 millones de recursos europeos, que conforman la segunda de las inversiones del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, aquella que abarca la rehabilitación de vivienda y regeneración urbana. Un requisito para acceder a estas deducciones es que las reformas se efectúen en una vivienda habitual, tanto si es la del propietario, como si éste la tiene en régimen de alquiler.

5.800 millones para rehabilitación y 1.000 más para nueva vivienda social

España destinará a programas de rehabilitación 5.800 millones de ese montante total, mientras que los poco más de 1.000 millones restantes se dedican a la edificación de nueva vivienda social. El objetivo es que en torno a medio millón de viviendas sean reformadas entre 2021 y 2023. Para el Gobierno se trata de la iniciativa que puede tener mayor visibilidad de todas aquellas financiadas con fondos europeos y que pueda llegar a resultar también un estímulo muy importante para la recuperación del mercado laboral y la reducción del desempleo.

En lo que se refiere a las ayudas directas a la rehabilitación, estas irán desde el 35 % del importe de la obra hasta la totalidad, aunque este último caso está reservado a casos muy limitados de intervenciones integrales de regeneración urbana en vecindarios con riesgo de exclusión social. En los casos restantes, lo habitual es que el porcentaje no exceda nunca del 70 % del coste de las obras. Existe la posibilidad de que con una subvención directa media del 50 % y una rebaja fiscal, también media, del 40 %, la suma de ambas haga que el 90 % de la obra quede sufragada por ambos incentivos. El Gobierno quiere que las ayudas permitan también a las comunidades de propietarios realizar una inspección previa para conocer las posibilidades de mejora de cada edificio en rehabilitación, qué tareas y actuaciones podrían resultar idóneas, así como valorar su coste.