SHARE
Un informe augura que la digitalización de las empresas medianas liderará el impulso de la industria

Un informe de Schneider Electric que lleva por título “IoT. La oportunidad de la conexión total”, concluye que la digitalización provocará cambios fundamentales en el modelo de negocio, los resultados, el talento y el propio ecosistema industrial, las variables que marcarán el éxito de esa transformación.

El estudio quiere facilitar a las empresas la comprensión de la Industria 4.0, el Industrial Internet of Things (IIoT) y todo su entorno, para así contribuir a acelerar su desarrollo digital. Gracias a la implantación del citado IIoT las empresas serán mucho más eficientes, podrán personalizar productos y ofrecerán servicios diferentes que incrementarán sus ventas entre un 0,5 % y un 1,5 %. Para ello hay tres elementos fundamentales en el cambio: los productos inteligentes y conectados, los datos y el análisis matemático. Con todos ellos podrán obtener información de valor, y así tomar mejores decisiones, e incluso conseguir una visión de su futuro.

Gracias a esos análisis, actualmente se pueden generar hipótesis, recomendaciones y aprender de los expertos, de cada interacción y de la continua ingesta de datos. En este sentido, el documento recomienda arquitecturas abiertas, transparentes y unificadas, que permitan conocer a fondo el comportamiento de la compañía y el uso que hace de sus activos y, por tanto, hacer predicciones.

En el caso concreto de España, el informe aboga por focalizar la política de digitalización industrial en las medianas empresas, aquellas que facturan entre 25 y 1.000 millones de euros anuales y que, debido a su tamaño, necesitarán la ayuda de partners tecnológicos para ayudarles en el proceso de su transformación digital. El efecto tractor de estas empresas empujaría a miles de pymes a emprender el mismo proceso, según opina Josu Ugarte, presidente de la Zona Ibérica de Schneider Electric.

El informe también aborda la preocupación de que la implantación del IIoT pueda suponer la eliminación de puestos de trabajo, y afirma que “las fábricas seguirán necesitando trabajadores, pero serán personas con capacidades distintas”. Augura nuevos empleos muy ligados a la digitalización porque “será imprescindible la inteligencia humana”, mientras que los procesos más mecánicos serán realizados por robots.

Capacidad analítica, orientación a los resultados, influencia y comunicación eficaz, adaptabilidad, capacidad resolutiva, iniciativa y asertividad son las siete habilidades blandas que el informe identifica como clave para los profesionales de la ingeniería de este siglo.

La compañía trata este y otros temas relacionados durante el Innovation Summit de Barcelona, que celebra precisamente estos días.