SHARE
Iberdrola y el BEI suscriben un préstamo de 550 millones de euros para impulsar las redes inteligentes en España

El Banco Europeo de Inversiones e Iberdrola han firmado un acuerdo para apoyar el desarrollo, la modernización y la digitalización de las redes de distribución de electricidad de la compañía en varias regiones españolas. Para ello, han suscrito un préstamo verde de 550 millones de euros, que permitirá a la energética impulsar las redes inteligentes en España. El proyecto contribuirá a la electrificación de la economía española y al incremento de la eficiencia, gracias a la mejora de los mecanismos de automatización y control, a través de la digitalización de las redes eléctricas.

 

Los fondos se destinarán al plan de inversiones en infraestructuras de i-DE, la distribuidora de Iberdrola, por importe de 1.472 millones de euros entre 2021 y 2023. Con el apoyo del BEI, Iberdrola quiere mejorar la fiabilidad, eficiencia y seguridad de la distribución de energía eléctrica renovable y sostenible. Además, el objetivo es que el plan impulse la recuperación verde de la economía y el empleo, al permitir el mantenimiento de unos 10.000 puestos de trabajo anuales en España durante el periodo de implementación, según estima el BEI. Además, una parte significativa de las inversiones (el 68 %) se llevará a cabo en las regiones de cohesión, en un país con tasas de desempleo significativamente superiores a la media de la Unión Europea.

El objetivo es que la financiación ayude a cumplir un triple objetivo: atender el crecimiento de la demanda -asociada a la electrificación del transporte y la climatización- y de la producción -más renovables y generación distribuida-; mejorar la resiliencia de la red eléctrica para afrontar los retos del cambio climático; y promover la modernización en los procesos sobre esta infraestructura de distribución eléctrica, siempre atendiendo a criterios de sostenibilidad. Las inversiones también apoyarán el aumento de la electrificación del sector de la calefacción y la movilidad, en línea con los objetivos del Plan Nacional de Energía y Clima de España.

El Banco de la UE apoya esta operación a través de un Préstamo Verde, un tipo de financiación cuyas características cumplen íntegramente con los requisitos definidos en su programa de Bonos Climáticamente Responsables y es, por tanto, susceptible de asignarse a su cartera de operaciones de préstamo financiadas mediante la emisión de dichos bonos.