SHARE
El sector de las TIC prepara una respuesta al auge de las energías renovables

El sector de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) se centrará en los próximos años en los esfuerzos por alcanzar objetivos sostenibles y la captación de nuevas vías de “negocio verde”.

 

Estas son las tendencias que marcarán al Sector de las TIC de aquí a 2025, según concluye IFS, una compañía global de aplicaciones empresariales y especialista en soluciones destinadas al sector energético, que identifica tres áreas clave de desarrollo tecnológico: inteligencia artificial, machine learning y los denominados “gemelos digitales”. Las tres marcarán la agenda de las energías renovables en los próximos cinco años, para lograr convertir los datos en visiones inteligentes de la actividad y operativa diaria de su negocio.

Según este análisis, más de la mitad de las empresas de “utilities” aumentarán sus inversiones en automatización de operaciones, con tecnologías Edge, inteligencia artificial y aprendizaje automático, doblando así su presencia en el área de mantenimiento proactivo y predictivo en los próximos años. El crecimiento imparable de tecnologías renovables como la solar fotovoltaica (PV), eólica o hidroeléctrica ha implicado que la capacidad aumentara en 2020 más del 15 % en relación con el año anterior. En ese contexto, el sector prevé alianzas entre empresas multidisciplinares y diversas asociaciones entre agentes de la industria.

El sector de las TIC prepara una respuesta al auge de las energías renovables
Las energías renovables están ayudando al sector de las TICs en su crecimiento de consumo

El objetivo también es acabar con ciertas ineficiencias. Un informe elaborado por, IDG Research, junto a IFS Ibérica, destaca la aparición de ineficiencias fruto de la descompensación en el ritmo de crecimiento de las propias operaciones con respecto a los recursos para gestionarlos. De esta manera, “se genera un desfase significativo entre la agilidad del negocio y la capacidad de respuesta, dando pie a una gran variabilidad de precios, la aparición de incidencias impredecibles y una cadena de suministro inestable”.

También concluye que falta coordinación entre los actores para no provocar la heterogeneidad de tecnologías entre los parques y herramientas, que hacen la gestión más compleja. Y asimismo, la ausencia de una visión integrada y compartida entre todas las partes que potencie la evolución del negocio que se da, tanto por crecimiento orgánico (entre las empresas ya existentes) como por la adquisición de empresas.

Adoptar un enfoque proactivo en el mantenimiento de los parques para ganar visibilidad temporal, así como establecer mecanismos de planificación y control de costes que permitan evitar el desajuste entre ellos, son considerados factores necesarios, así como la importancia de acabar con los silos de información, facilitando que las diferentes áreas de negocio tengan una visión única de la actividad de la organización alcanzando objetivos comunes, bajo procedimientos y herramientas de software integradas.

 

Nuevas vías de negocio

La industria y los hogares buscan nuevos métodos para complementar su suministro de energía primaria con paneles solares y sistemas geotérmicos, evitando a las compañías energéticas tradicionales, que pierden así su fuente de ingresos.  Se detecta un cambio en los actores de energía y utilities que, cada vez más, se servirán de sus economías de escala, su fuerza laboral de servicio y su gran alcance, para ofrecer más opciones, mejores planes de pago para cubrir los costes iniciales y un servicio más oportuno y personalizado.

No obstante, esta reinvención obligará a las empresas a hacer frente a cientos de miles de nuevos activos a pequeña escala, a los que monitorizar y dar servicio, obligando a las empresas de energía a hacer un esfuerzo tecnológico con nuevas herramientas inteligentes y predictivas para garantizar la excelencia en el servicio ofrecido a sus clientes.