SHARE
José Manuel Soria es el ministro de Industria, Energía y Turismo

El Gobierno prevé convocar nuevas subastas de renovables en 2016, en línea con su política actual, que ha programado la próxima para el 14 de enero, con 500 megavatios (MW) eólicos y otros 200 MW de biomasa. Así lo afirmó la semana pasada el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, que destacó también el interés que existe en la actualidad por parte de los inversores por las renovables, después de que el sector disponga de un marco “estable, fiable y que genera confianza”. Soria también reivindicó el potencial de estas energías de cara al futuro, gracias al incremento de las interconexiones energéticas de España con Europa, lo que permitirá al país acabar siendo un “exportadores netos de electricidad a Europa, fundamentalmente renovable”.

Respecto al recibo de la luz, Soria sostuvo que la luz bajó en 2013 por primera vez en nueve años y que en 2014 “descendió nuevamente”, aunque aún no valora la evolución a lo largo de 2015, dado que aún no se ha cerrado el ejercicio. También señaló que “es bueno” que el precio de la luz se determine por el mercado y que, de esta manera, el Gobierno “no esté interfiriendo al menos para que la luz vaya hacia arriba, y si interviene sea para que descienda”.

Respecto a la posibilidad de sacar de la tarifa eléctrica partidas que distorsionan el recibo y meterlas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), Soria indicó que esto ahora no es posible, ya que para España “el objetivo más importante de la política económica es reducir el déficit público”. “No se puede cargar con costes extras los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ya que bajar el déficit público es lo que más confianza ha generado en la economía española”, añadió.

Respecto a la posibilidad de sacar de la tarifa eléctrica partidas que distorsionan el recibo y meterlas en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), Soria indicó que esto ahora no es posible, ya que para España “el objetivo más importante de la política económica es reducir el déficit público”. “No se puede cargar con costes extras los Presupuestos Generales del Estado (PGE), ya que bajar el déficit público es lo que más confianza ha generado en la economía española”, concluyó.