SHARE
Casi la mitad de los ayuntamientos españoles mayores de 10.000 habitantes bonifican el autoconsumo en el IBI

El 47 % de los municipios españoles de más de 10.000 habitantes ofrece bonificaciones en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles para las instalaciones de autoconsumo. En concreto son un total de 364 municipios que representan un 67 % de la población residente en los 759 municipios analizados y que reúnen entre todos más de 25 millones de habitantes. En concreto, durante 2020, el porcentaje de ayuntamientos que ofrece estas bonificaciones aumentó un 6 %, aunque todavía existe un 29 % que no las ofrece de ninguna clase. Estas son las principales conclusiones del balance del informe actualizado, que ya se publicara en 2020 y que evalúa los diferentes incentivos y deducciones fiscales en las normativas locales de los municipios españoles de más de 10.000 habitantes. La Fundación Renovables lo presentó la pasada semana en Madrid, en colaboración con la firma Otovo.

 

El informe analiza también los municipios que ofrecen ambas bonificaciones de manera simultánea, que son 258, un 34 % del total y que engloban a un 54 % del total de la población española estudiada, algo más de 20 millones de habitantes. En el informe se expone también que algunos ayuntamientos tienen condiciones administrativas o técnicas tan restrictivas y poco coherentes para la obtención de la bonificación, sobre todo en el caso del IBI, que hacen sumamente complicado el acceso a ellas. Son tan numerosas como variadas, por lo que se incluye un listado de buenas prácticas administrativas con el objetivo de optimizarlas, que van desde la mejora de las ordenanzas hasta la tramitación telemática de las instalaciones de autoconsumo.

Además, el análisis económico realizado ejemplifica el impacto positivo y la gran relevancia que supone la bonificación en el IBI para la disminución del periodo simple de retorno de la instalación. El estudio elige tres escenarios diferentes, con tres ubicaciones distintas, Gijón, Toledo y Murcia, y analiza el periodo simple de retorno obtenido sin bonificaciones y con una bonificación del 25 % y del 50 % en el IBI durante los primeros 5 años, en este último caso la más habitual de todas. Entre las tres, la que tiene un mayor impacto, puesto que el periodo simple de retorno de la inversión de la instalación puede reducirse hasta 3 años y 6 meses, es Gijón, mientras que en el caso de Toledo, el retorno se efectúa en 2 años y 10 meses para la misma instalación y bonificación sobre el IBI. Por lo tanto, donde menor irradiación solar existe, más necesarias son este tipo de bonificaciones para rebajar el periodo de retorno simple de la inversión.

No obstante, también hay que tener en cuenta que existen otras variables que influyen como las posibles variaciones de precio de la electricidad. Aunque los autores del estudio quieren hacer “un llamamiento a los ayuntamientos que aún no contemplan estas bonificaciones en sus ordenanzas para que las incluyan, además de seguir reclamando una mejora en los trámites administrativos y una mayor fluidez en el registro de instalaciones para que, por fin, despegue el autoconsumo en España”.