SHARE
Resultados del proyecto de transformación digital de Conaif

Esa es una de las principales conclusiones que se obtienen de los resultados del proyecto de transformación digital llevado a cabo por Conaif con sus 65 asociaciones, gremios y federaciones y una parte de las 20.000 empresas integradas en ellas. El análisis revela que “la mayor parte de las empresas instaladoras se encuentra en un nivel medio de digitalización y necesita financiación, formación y asesoramiento para incrementarlo”.

 

El proyecto, que se ha basado en encuestas y talleres para conocer el grado real de digitalización del colectivo y establecer acciones de mejora en función de los resultados obtenidos, culminó a mediados de septiembre y fue presentado el pasado 1 de octubre con motivo del Congreso de la Confederación, que tuvo lugar en Burgos. Ahora, Conaif tiene previsto profundizar en los datos obtenidos y desarrollar un plan de acción. Las respuestas recibidas corresponden a un total de 1.041 empresas instaladoras y han servido para establecer un perfil medio aproximado del instalador, que está en la franja de edad entre los 31 y los 50 años, es autónomo o empresario con entre 1 y 5 empleados a su cargo y se dedica, por este orden a la calefacción, climatización, fontanería, gas, electricidad, refrigeración y telecomunicaciones.

Resultados del proyecto de transformación digital de Conaif

 

De los resultados obtenidos se desprende que hay una barrera en digitalización para las empresas instaladoras y, al mismo tiempo, una necesidad real por su parte de superarla. Con el proyecto de digitalización, las propias empresas aseguran que esperan conseguir la ayuda necesaria para cumplir los objetivos que Conaif ha agrupado en el siguiente decálogo:

  1. Diferenciarse, crecer y conseguir más clientes.
  2. Ganar en agilidad y eficiencia.
  3. Mejorar el servicio al cliente y estar más cerca de él.
  4. Mejorar la gestión, ahorrar tiempo y reducir costes.
  5. Ser más competitivos y abrirse a nuevos mercados.
  6. Modernizar a las empresas instaladoras, situándolas en el futuro.
  7. Aumentar la visibilidad de cara a clientes y proveedores.
  8. Mejorar las comunicaciones.
  9. Optimizar la interrelación con los clientes nacidos en la era digital.
  10. Avanzar tecnológicamente.

 

El diagnóstico deja claro los cuatro requisitos imprescindibles para iniciar un proceso de transformación digital: financiación en forma de ayudas directas y subvenciones por parte de las administraciones públicas, además de formación digital, información sobre esta materia y asesoramiento durante el proceso de implantación. Hasta un 85 % de las empresas instaladoras consultadas se encuentra en un nivel medio de digitalización, en función del cumplimiento de determinados parámetros, una variable que se incrementa cuanto mayor es el tamaño de la empresa. Por encima de este escalón, tan solo un 12,6 % está altamente digitalizado.

Resultados del proyecto de transformación digital de Conaif

 

Necesidades digitales

Respecto a los recursos con los que cuentan, un 46 % de las empresas afirma no tener página web, herramienta clave en visibilidad y también para captar clientes. Además, la mitad de las que no la tienen no se muestra interesada en tenerla. Otro dato significativo es que un 30 % de las empresas aún utiliza el correo electrónico personal como instrumento de trabajo por no disponer de uno corporativo.

En relación a la respuesta de los clientes, pocos instaladores se interesan por sus opiniones sobre el servicio prestado. El 89% no envía encuestas de calidad para conocer su satisfacción y un 84 % nunca les anima a expresar esas opiniones en Internet. Y en referencia a la captación de clientes, el “boca a boca” lo emplea más del 90 %, muy por encima de argumentos como disponer de un local propio a pie de calle, la web y otras opciones como rótulos en la furgoneta, los SAT de las marcas, las páginas digitales de ofertas de trabajo, la presencia en buscadores, el posicionamiento SEO y las visitas comerciales, entre otras. Es decir, los instaladores se sirven poco de las plataformas de carácter digital para seducir al cliente.

Resultados del proyecto de transformación digital de Conaif

 

Nivel medio de digitalización

En otros aspectos, el nivel medio de digitalización sí es aceptable, como ocurre con la presencia en redes sociales, especialmente en el caso de Facebook, y ya por detrás Linkedin e Instagram. En cuanto a la comunicación con clientes, los medios más empleados siguen siendo el teléfono móvil, el correo electrónico y Whatsapp. El móvil se revela como la principal herramienta de trabajo digital para el instalador, por delante del ordenador de sobremesa, portátil, tablet, teléfono fijo y sistemas de videoconfeorencia.

Y en cuanto a los programas de gestión, son los de presupuestos y facturación los más empleados, seguidos a distancia por los programas de cálculo de instalaciones y elaboración de memorias, las bases de datos de productos, los programas de diseño de instalaciones, las herramientas de gestión de clientes (CRM) y de administración y recursos (ERP), los programas de control horario y los de planificación y seguimiento de rutas.

Casi la mitad de los encuestados ofrece otros servicios, además de la instalación, entre ellos comercialización de electricidad y gas, reformas, mantenimiento de instalaciones, reparación de averías, integración de sistemas KNX, gestión de altas para las compañías energéticas, asesoramiento energético, etc. En torno al 80 % gestiona y presenta presupuestos digitalmente y mantiene dispositivos de control de las instalaciones (telegestión). Finalmente, un 44 % compra sus materiales directamente desplazándose al almacén o distribuidor y un 53 % combinando esta modalidad con la digital. Tan solo un 3 % se decanta por la compra digital en exclusiva.