SHARE

Ante las noticias publicadas sobre la adquisición de productos de iluminación por parte de la central de compras de la Diputación de Valencia.

Anfalum afirma haber informado en octubre de 2012 a la propia Diputación advirtiéndole de los riesgos y problemas derivados de la sustitución en el alumbrado público de las lámparas tradicionales de descarga por lámparmluminotécnicos previos en los procesos de sustitución de led y la utilización de productos de calidad contrastada y empresas suministradoras que aportan garantía y solvencia.

Cuando una empresa, un instalador u otro agente lleva a cabo alteraciones de las características esenciales de la luminaria tales como: eliminar el balasto y/o arrancador, puentearlo o cortocircuitarlo, o disponer de una fuente de luz no compatible con el diseño efectuado por el fabricante inicial de esa luminaria, se convierte automáticamente en el fabricante de dicha luminaria y, por tanto, responsable de la misma, desde todos los puntos de vista.

Esta compara masiva por parte de la Diputación de Valencia hace pensar para Anfalum que en este caso no existían ni análisis ni proyectos previos. Las centrales de compras de las Administraciones Públicas pueden generar beneficios y ahorros, pero siempre deben seguir un procedimiento y atender a una necesidad concreta, detallada y analizada. En este caso, primero se hizo la compra y luego se provocó el consumo mediante la sustitución obligada y forzada a la que se invitaba a los ayuntamientos. Al margen de posibles irregularidades de otro orden, que Anfalum ni analiza ni valora, desde la asociación se afirma que se cometió un grave error desde el punto de vista técnico.