SHARE
Por qué contar con servicios SAI para la protección de la energía

Ante las irregularidades que se producen en el suministro eléctrico en determinadas instalaciones deficientes o en situaciones de alto consumo, lo que repercute en picos y caídas de tensión, cortes de energía, suministro inestable, distorsión de la señal de la corriente y sobretensiones prolongadas, los sistemas de alimentación ininterrumpida se presentan como una solución de protección de la energía y capaces de prevenir todas esas fallas.

 

Se trata de dispositivos responsables de proporcionar protección contra problemas eléctricos y cortes de corriente, que se adaptan a tres tipos de tecnologías diferentes, según el nivel de protección que ofrecen: Off-Line, Interactiva o In-Line y On-Line. Su uso está justificado para impedir posibles averías en los dispositivos conectados, que en los casos de empresas e industrias necesitan ser protegidos porque suelen ser equipos de muy elevado coste y cuyo suministro continuo es imprescindible. Evitar que estos equipos dejen de funcionar es la primera razón de la incorporación de un SAI, además de lograr también estabilidad en la corriente, eliminando armónicos de la red eléctrica.

 

Tipología según la tecnología empleada

El SAI Off-Line empezará a funcionar sólo en el momento de detectar un fallo de corriente eléctrica, en ese instante conmutará a modo batería, es decir se comenzará a suministrar la energía que ha ido almacenando en sus baterías a los dispositivos conectados. Este tipo de Sais es recomendable solo para las zonas que disponen de una red estable ya que al no realizar ningún filtrado de la corriente, se limitan a protegen ante un corte de suministro eléctrico.

En el caso de los Sai´s Interactivos In-Line, ofrecen protección eléctrica intermedia, su tecnología es similar a la de los Sais Off-Line pero incorporan una serie de filtros activos como un microprocesador que controla las fluctuaciones de la red eléctrica, este proceso de filtrado y mejora de la corriente que llega a los dispositivos conectados al SAI se realiza sin incorporar las baterías, por lo que la protección con un SAI interactivo es superior aún sin sufrir apagones. Sus aplicaciones van desde ordenadores de gama media y baja, consolas de juegos, pequeños servidores de redes, equipos de oficina, router, cámaras de seguridad, videograbadores, entre otros.

Por último, los Sai´s OnLine realizan una doble conversión de la energía eléctrica que reciben, transformándola en continua y después a alterna de nuevo, de forma que se eliminan todos los problemas que se puedan presentar, gracias a que proporcionan energía eléctrica directamente desde sus baterías mientras estas se van cargando de la red, y esto es lo que garantiza que la protección frente a cualquier inconveniente de la red eléctrica.

 

Oferta específica de ABB

ABB ofrece soluciones destinadas al servicio para SAI y acondicionadores de energía, con sistemas diseñados para aumentar el retorno de la inversión y mantener el equipamiento funcionando al más alto nivel de eficiencia y disponibilidad para garantizar una gestión proactiva del ciclo de vida del producto. Por ejemplo, el modelo PCS100 es la solución ideal para mejorar la calidad de la energía en instalaciones eléctricas comerciales e industriales. Responsable de proteger la energía en desequilibrios de tensión, caídas de tensión debidas a corrientes de inserción problemas comunes de la caída de energía. Además, se trata de un acondicionador de potencia reactiva diseñado para solucionar estos problemas mediante la inyección de corriente reactiva para estabilizar la tensión.

Además, también cuenta, dentro de la línea monofásica y trifásica, con varios modelos adaptables a cada necesidad. En la primera, desde 1 a 80 kVA; en el caso de trifásica, con modelos desde 10 kVA a 6 MVA, con rango de tensiones de entrada desde 380 V a 415 V. Por último, en el ámbito trifásico industrial, desde 150 kVA a 3 MVA, con rango de tensiones de entrada desde 220 V a 480 V.  Indicados para la protección contra todos los fallos de energía, regulación de tensión, corrección del factor de potencia y de los armónicos, cubriendo las aplicaciones desde salas de ordenadores hasta grandes centros de datos y protección de plantas industriales completas.