SHARE
Una imagen de las instalaciones de ABB en Dalmine, Italia

Las instalaciones de ABB Smart Power en Dalmine, Italia, acaban de celebrar un hito en la producción de kits de adaptación, con la fabricación de la unidad 10.000 de estos kits de interruptores de baja tensión, que han ahorrado más de 30.000 toneladas métricas de emisiones de CO2 en los últimos cinco años. Desde que comenzara su producción, en 2014, la compañía ha refrendado la evolución que supone avanzar desde los productos y servicios analógicos a los digitales, y constata ahora que dicho proceso se está intensificando y “los clientes buscan con afán formas más sostenibles de mejorar el rendimiento y la conectividad”.

 

 

Con estos kits de adaptación, ABB quiere facilitar a los ingenieros la actualización y mejora de los sistemas eléctricos existentes, ampliar la vida útil de los activos críticos, mantener el tiempo de actividad, ahorrar dinero y reducir las emisiones de carbono de forma rápida y sencilla. La mejora y actualización de los sistemas de distribución de BT ha permitido ahorrar más de 30.000 toneladas métricas de emisiones de CO2 en los últimos cinco años, lo que equivale a las emisiones que producirían unos 6.000 vehículos de pasajeros durante 1 año, y la reducción de 800 toneladas de cobre y 1.200 toneladas de acero al año durante el mismo periodo.

 

Certificados y probados según las normas internacionales, han sido diseñados específicamente para poder regenerar los cuadros eléctricos de baja tensión con los disyuntores más avanzados basados en el rendimiento de la gama ABB, GE y otros. La adaptación ofrece una solución económica para mejorar el rendimiento, al cambiar solamente los componentes críticos obsoletos y no todo el sistema. Así, los ingenieros pueden mantener la estructura original de la aparamenta, la lógica de funcionamiento del sistema y la configuración de los equipos, mejorando al mismo tiempo la fiabilidad eléctrica. Las actualizaciones de esta naturaleza también facilitan la conexión de una gama más amplia de cuadros eléctricos a sistemas de gestión basados en la nube, como el Administrador de energía y activos de ABB Ability™, para el mantenimiento predictivo y la comunicación directa a distancia.

 

La fábrica de ABB en Dalmine es un centro mundial de excelencia en la producción de kits de actualización que modernizan y mejoran los sistemas eléctricos existentes, así como el mantenimiento programado, preventivo, predictivo y a distancia, la formación profesional y el suministro de piezas de repuesto. También incluye una oferta personalizada para la producción de disyuntores a medida.