SHARE

Un 43 % de los principales distribuidores de material eléctrico eligen las energías renovables como la mejor opción para que su negocio crezca en los próximos años. Lo hacen por delante de la eficiencia energética, que es la preferencia para un 31 %, mientras que sólo un 12 % opta por el vehículo eléctrico. El IoT y la domótica se sitúan más atrás, con un 8 y un 6 %, respectivamente. Los datos se desprenden de la encuesta efectuada por ABB durante la última edición del ABB Experience, celebrado la semana pasada, y recogen las respuestas mayoritarias de alrededor de dos centenares de asistentes, directivos de compañías distribuidoras en su amplia mayoría.

A la pregunta de “en qué fase se encuentra tu empresa”, los distribuidores responden mayoritariamente, en un 74 %, que en fase de crecimiento; mientras un 22 % considera que se mantiene estable y tan sólo un 5 % cree que está en decrecimiento económico. No obstante, hace un año era un 91 sobre 100 los que pensaba que crecía y las otras dos opciones se repartían un escaso 4 %. Pero un año antes, por el crecimiento sólo optaban 7 de cada 10 respuestas.

En cuanto a las preocupaciones de las empresas de distribución, un 34 % creen que la principal es la capacitación tecnológica de los equipos humanos, aunque son menos que el 46 % del pasado año. Por detrás se sitúan la incursión de nuevos actores en el sector, con un 28 %, mientras que la morosidad obtiene un 15 % y el cambio tecnológico se encuentra por detrás, con un 13 %. El ecommerce cuenta sólo con un 9 % de adeptos como cuestión preocupante.

 

Ruth Solozábal durante la presentación de las estrategia 2025 de ABB a los representantes de los distribuidores
Ruth Solozábal durante la presentación de las estrategia 2025 de ABB

Precisamente el tiempo dedicado a la formación fue otra de las cuestiones que formaron parte de la encuesta a los distribuidores. Un 35 % afirmó que sus equipos dedican más de 2 y menos de 5 horas; y un 31 %, entre 5 y 10 horas. El 26 % se decanta por menos de 2 horas, mientras que los que afirman que más de 10 horas son sólo un 8 %. Se trata en este caso de resultados muy similares a los de los dos últimos años, como ocurre también con las respuestas a la pregunta sobre la venta online, que aseguran realizar 62 de cada 100 encuestados, mientras que hace un año eran 59 y, por el contrario, hace dos 68 de cada 100. Tampoco hay diferencias sustanciales en relación a la cuestión sobre si se influye en la demanda o sólo se atiende a la misma. 2 de cada 3 afirman influir, prácticamente igual que hace un año, mientras en 2017 eran 73 sobre 100.

Las preguntas atendieron también a cuestiones de orden interno en relación con la propia empresa distribuidora. 6 de cada 10 distribuidores cuentan con menos de 150 proveedores en su nómina y un 28 % más entre esa cifra y 400. Muy residuales son los porcentajes que se sitúan por encima de esos volúmenes. Sobre la ubicación del punto de venta, un 89 % afirma emplazarlos en polígonos industriales, frente al 94 % de hace un año. Lo más significativo es que entonces ninguno se decantaba por la opción de la tienda online, mientras que ahora eligen esta vía un 2 %. Por estructura, 7 de cada 10 empresas son familiares, frente a 6,4 de 2019 y 6,9 en 2018.