Conecta con nosotros

Energía

Unesa prevé adaptar la nueva facturación antes del 1 de abril

Publicado

el

El precio de la electricidad volvió a marcar máximos ayer y el Gobierno estudiar cómo parar la escalada

Las cinco grandes compañías eléctricas integradas dentro de la patronal Unesa, Asociación Española de la Industria Eléctrica, afirman que se adaptarán antes al nuevo modelo antes del plazo previsto.

El plazo ha sido fijado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC, en cuyo informe, además de situar el próximo 1 de abril como fecha máxima de adaptación al nuevo mecanismo de facturación hora a hora para los contadores con telegestión, las propias compañías se comprometen a cumplir con dicho plazo dentro de las alegaciones que remitieron a la CNMC.

Las compañías integradas en Unesa aseguran que “estarían en disposición de poder cumplir para el 1 de enero de 2015” la puesta a disposición de los comercializadores de las curvas de carga horaria, pero añaden la necesidad de contar con un periodo de prueba, tal y como finalmente ha sido concedido por el propio regulador. Dicho periodo de adaptación permitirá a las compañías realizar “pruebas de ajuste y fiabilidad” con datos reales que eviten “un perjuicio a los clientes y las consiguientes reclamaciones”, tal y como afirman.

El nuevo sistema de facturación horaria contempla un mecanismo para evitar que se produzcan fraudes, y lo hace a través de la emisión de facturas complementarias. En concreto, según la nueva normativa, en caso de irregularidades, habrá de generarse una nueva factura que sirva de complementaria a la original y será obligatorio que se informe de ello al consumidor y al comercializador implicado. En relación con ello, Endesa cree necesario un plazo de un año para que dichos mecanismos contra el fraude entre en funcionamiento.

Esta misma compañía estima que podría poner en funcionamiento el nuevo proceso de facturación el próximo 1 de febrero, mientras que Gas Natural Fenosa lleva esa fecha hasta el mismo 1 de abril. En sus alegaciones, las compañías eléctricas manifiestan también su disconformidad con el hecho de que Red Eléctrica de España, el operador del sistema, puede ejercer una labor como “servidor de datos” gracias, entre otros detalles, a la obligación de que le sean remitidas todas las medidas horarias individualizadas de cada consumidor de menos de 15 kw de potencia contratada.

Otras asociaciones, como la de pequeños distribuidores, integrados en CIDE, consideran que los planes de implementación del nuevo sistema no son “suficientes” y reclaman por ello un plazo de un año desde la fecha de publicación de los procedimientos de adaptación de los contadores. Por su parte, ACIE, Asociación de Comercializadoras Independientes, reclama que la obligación de facturación horaria recaiga únicamente sobre las comercializadoras de referencia con capacidad para ofrecer el precio regulado.