SHARE
En 2019 se conectaron a la red 6.456 megawatios de nueva generación renovable, 6.126 más que un año antes

El Tribunal Supremo ha sentenciado que las renovables contribuyan a financiar el déficit tarifario, que es como se conoce al desfase existente entre los ingresos y los gastos del sistema eléctrico, tal y como previó el Ejecutivo en la reforma energética. De este modo desestima el recurso contencioso-administrativo que presentaron diversas compañías renovables para solicitar la nulidad de una orden ministerial por la que se revisan los peajes de acceso de energía eléctrica para el año pasado y, además, quedaba fijada esta obligación.

Dicho recurso argumentaba que la financiación del déficit tarifario debería corresponder a las eléctricas integradas, de la misma manera que ocurría antes de esta normativa, y no a todos los agentes del sistema, como sucede ahora. No obstante, para el Supremo no existe discriminación porque la obligación de financiar el déficit no se distribuye a partes iguales entre los agentes del sistema, sino «de modo proporcionado» al tamaño que tiene cada una. También aduce que no hay «razones que nos induzcan a plantear ni la cuestión de inconstitucionalidad» sobre la ley del sector eléctrico «ni las cuestiones prejudiciales sugeridas». Además, también impone a los recurrentes el pago de las costas judiciales hasta un máximo de 4.000 euros.