SHARE
Un estudio de la Comisión Europea advierte a España sobre sus barreras a la competencia en el mercado eléctrico

Según un reciente estudio publicado por la Comisión Europea, España está entre los países europeos en los que se identifican más barreras a la competencia en los mercados de electricidad y también en el de gas. El análisis estudia un total de 45 parámetros que se consideran barreras de entrada y más de la mitad, 25 de ellas, están presentes en el caso español, por encima del resto de países de nuestro entorno, excepto Francia. Por ello la propia Comisión advierte a España sobre estas barreras que restringen la competencia en el mercado.

 

El ranking sitúa a otros países como Portugal, Reino Unido, Alemania o Italia entre el séptimo y el duodécimo puesto, mientras que España es decimoctava y Francia un puesto más atrás, aunque este último orden se invierte en el caso del mercado del gas. A la cabeza del estudio se ubican los países nórdicos, mientras los del este europeo reciben peores resultados que el nuestro.

Entre las barreras que se analizan se incluyen factores como la ventaja con la que cuentan los grandes grupos verticales, que controlan todas las fases del proceso, la generación de energía, la distribución y también la comercialización. En este sentido, el estudio considera que sólo hay tres países europeos en el que las grandes compañías gocen de una situación más poderosa aún: Chipre, Croacia y Polonia. Algo parecido ocurre en el mercado gasista, en el que sólo Eslovenia, Polonia, Croacia y Bulgaria se sitúan por detrás de España.

Según el estudio, esa ventaja les permite emplear tácticas en precios, acceso a clientes o facturación combinada, entre aquellos factores que les ayudan a gozar de privilegios sobre su competencia. También valora su posición preferente a la hora de trasvasar clientes del mercado regulado al liberalizado y que realizan, en ocasiones, con escasa información al respecto. También pueden acceder a otras ofertas de descuentos a gran escala, que no son accesibles para su competencia de menor tamaño.

Un estudio de la Comisión Europea advierte a España sobre sus barreras a la competencia en el mercado eléctrico
Barreras del mercado eléctrico en España

Las ventajas de participar en todas las fases del proceso

El estudio analiza también la transparencia del mercado, que considera escasa en el caso de España. Gracias al trasvase de información que pueden realizar desde una actividad regulada, como es el caso de la distribución, a otro en mercado libre, como la comercialización, pueden manejar una gran cantidad de datos que les produce también una ventaja competitiva sobre el resto de actores. Sin embargo, ese trasvase no debería producirse porque ambas actividades deberían estar separadas, especialmente en mercados como los españoles de electricidad y gas en los que una amplísima mayoría de los clientes está concentrada en muy pocas empresas y sólo dos o tres grandes compañías acaparan casi todo el mercado.

En este sentido, el estudio también hace mención a las dificultades y la mala experiencia que los usuarios sufren cuando intentan cambiar de compañía. Y finalmente, el análisis se refiere a otros factores importantes que redundan en ese mal funcionamiento como las cargas y la incertidumbre regulatoria que sufre el sector, el desigual acceso al mercado mayorista, entre otros, o la nula capacidad del poder público para controlar el sector, dado que carece de propiedad alguna en las grandes empresas, que están en manos de utilities y grandes fondos de otros países.