Conecta con nosotros

Energía

“Si no invertimos en redes, hay un riesgo importante de retrasar la transición energética”

Publicado

el

“Si no invertimos en redes, hay un riesgo importante de retrasar la transición energética”

Con motivo de la pasada edición de la Feria Internacional de Energía y Medioambiente, Genera 2024, Aelec, Asociación de Empresas de Energía Eléctrica, organizó una jornada en torno a “Las redes de distribución y el papel del DSO: una nueva forma de mejorar la gestión energética”. Durante la sesión se reflexionó reflexionado sobre el momento actual y las oportunidades que presentan las energías renovables y sobre cómo las redes de distribución son fundamentales para lograr que los beneficios de esas mismas renovables repercutan en la demanda, tanto desde un punto de vista económico como medioambiental. 

 

La participación en la jornada de Miriam Bueno, subdirectora General Prospectiva, Estrategia y Normativa en Materia de Energía en el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, dejó una reflexión contundente sobre el riesgo que supone no lograr una actualización y modernización suficiente de las redes de distribución. Para Bueno, “si no invertimos en redes, hay un riesgo importante de retrasar la transición energética”, así lo afirmó después de repasar las novedades y objetivos de la actualización del PNIEC para 2030, que calificó como “uno de los más ambiciosos de la Unión Europea”. Abundó en las medidas necesarias para contribuir a la electrificación de la demanda, como un mayor impulso al vehículo eléctrico, la electrificación de los puertos, las construcciones altamente eficientes para la industria o las instalaciones de bomba de calor en edificación, de cara a lograr una mayor presencia de la generación renovable, e insistió en la importancia de mejorar la planificación y la financiación de las redes de transporte y de distribución para adecuarlas a esas exigencias que conlleva la transición energética.

Por parte de la propia Aelec, su directora, Marta Castro, subrayó que las redes tienen que dar respuesta a todas las peticiones lanzadas, pero que, para ello “necesitamos una planificación ágil, flexible y multisectorial que responda a las necesidades de las demandas para poder acometer las inversiones necesarias”. Y abogó también por “un marco regulatorio estable, que garantice seguridad jurídica, por ejemplo, en lo relativo a la tasa de retribución o al reconocimiento de las inversiones anticipadas”. Para Castro, la transición energética exige “redes mucho más resilientes y la digitalización es fundamental”.

“Si no invertimos en redes, hay un riesgo importante de retrasar la transición energética”

 

El almacenamiento como elemento facilitador imprescindible

En la jornada se destacaron también otros mensajes, como lo relevante de “colaborar conjuntamente entre todos los actores para garantizar un clima de estabilidad regulatoria y con ello alcanzar la integración de la demanda requerida en el sistema eléctrico español para el cumplimiento de los objetivos climáticos”, a cargo del consejero de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, Josep María Salas, o también en lo relativo al almacenamiento, que para el presidente de Aepibal, Luis Marquina, “se convertirá en el eje de todo un nuevo modelo eléctrico, como elemento facilitador”. También se refirió al presente “proceso de cambio regulatorio fundamental, que afecta a la generación, a la demanda, al acceso y conexión”, y añadió que “da lugar a muchas preguntas”, aunque subrayó también que “se va en la dirección adecuada”.

“Si no invertimos en redes, hay un riesgo importante de retrasar la transición energética”

 

Ubicar la demanda cerca de la generación

En relación con el sector fotovoltaico, el director técnico de Unef, Héctor de Lama, apuntó la necesidad de que el PNIEC incluya la diferenciación entre “la electricidad que se tiene que transportar por las redes y la que se consume in situ”, así como también optimizarlas y ampliarlas “para aprovecharlas al máximo, ubicar a la demanda cerca de la generación y apostar por su digitalización”. En su opinión, “sumando autoconsumo y almacenamiento bien ubicado, ayuda a descongestionar la red, por lo que es necesario que sus capacidades se evalúen de forma complementaria”.

 

Industria y centros de datos

Otros asuntos tratados en la jornada tuvieron que ver con los centros de datos, “una estructura básica y esencial para que haya transición digital y ecológica y se materialice todo lo relativo a empleo industrial, generación de valor añadido, economías de escala e, incluso, electrificación de la demanda”, y también en relación con la electrificación de la industria, para lo que “la infraestructura tiene que estar lista, “para poder poner en marcha los proyectos que se están diseñando y tener garantizado el suministro de la electricidad, al ser un sector muy intensivo en cuanto a energía”.