Conecta con nosotros

Energías renovables

La brecha de flexibilidad afecta a la transición energética española

Publicado

el

La brecha de flexibilidad afecta a la transición energética española

Mientras los países nórdicos se posicionan como los más preparados para la transición energética, España por su lado, aún tiene tareas pendientes, aunque el pasado año lo cerró como exportador neto de electricidad y la producción renovable representó el 45 % del consumo anual.

  

La brecha de flexibilidad es uno de los principales retos para que algunas de las mayores economías europeas puedan alcanzar sus objetivos de energías renovables para 2030. Así lo refleja el nuevo estudio Energy Transition Readiness Index (ETRI) elaborado por la Asociación de Energías Renovables y Tecnologías Limpias (REA), con la participación de la firma Eaton.

 

¿Está Europa preparada para cumplir con los objetivos de energías renovables?

Dinamarca, Alemania, Grecia, Irlanda, Países Bajos, España y Reino Unido han fijado los objetivos más ambiciosos en materia de electricidad renovable para 2030.  Prevén aumentar su producción eléctrica renovable en torno a un 40 % en relación con 2022. Los países nórdicos son los más preparados para la transición energética, Alemania y Reino Unido cuentan con pequeñas mejoras generales, mientras que España, Italia y Polonia parecen estancadas.

Por otro lado, Alemania y el Reino Unido afrontan el mayor problema de flexibilidad de aquí a 2030, al que también se enfrentan España, Dinamarca, Grecia, Irlanda y los Países Bajos. Solo Noruega, Finlandia y Suecia cuentan con una brecha menor, ya que tienen acceso a gran cantidad de energía hidroeléctrica y mercados de flexibilidad bien establecidos.

 

El 2022 en términos energéticos para España

En 2022, España fue exportador neto de electricidad, y su producción renovable representó el 45 % del consumo anual, muy similar al año anterior. La energía solar y la eólica representaron el 36 % del consumo anual. En su proyecto de actualización del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima para 2023, España se ha fijado como objetivo un 81 % de electricidad renovable para satisfacer una demanda prevista de 281 TWh, lo que podría requerir un aumento de la producción eólica y solar de 96 TWh.

Respecto a los recursos de flexibilidad en España, el estudio refleja que tenía menos del 1 % de penetración de vehículos eléctricos en 2022, representando los vehículos eléctricos alrededor del 4 % de todas las matriculaciones de vehículos nuevos. A su vez, la utilización de bombas de calor ronda el 5 % y la tecnología de contadores inteligentes es alta.