SHARE
Propuesta final del Gobierno para reducir el precio de la energía

El Gobierno ya ha enviado a la Comisión Europea su propuesta para rebajar el precio de la energía, según un ajuste que tendría un recorrido de aplicación en principio hasta final de este 2022.  La intervención supone celebrar dos sesiones diferentes en el mercado diario de la electricidad para fijar dos precios para la energía. El primero de ellos fijará los precios marginales horarios de los dos sistemas de la Península Ibérica, el de España y el de Portugal, y el segundo el del francés, denominados precios frontera y que serán precios firmes, y servirán para liquidar los derechos de capacidad a largo plazo adquiridos en las subastas de capacidad de largo plazo en la interconexión entre España y Francia. En este caso las reglas no varían, participan todas las tecnologías, que realizarán sus ofertas sin ajuste alguno.

 

Pero el operador del mercado también celebrará una segunda sesión del mercado diario, que estará desacoplada del resto de mercados europeos y sólo afectará a los mercados de la Península Ibérica, manteniendo el flujo neto en la interconexión entre España y Francia resultado de la primera sesión. Para el proceso de casación de la segunda sesión se tendrán en cuenta todas las ofertas recibidas en los períodos de recepción de ofertas de la primera y segunda sesión, que hayan sido consideradas válidas y no sustituidas. A continuación tendrá lugar una nueva casación del mercado diario ibérico, cuyo resultado será firma, en cuanto a los precios y las energías resultantes, y sobre el que se realizarán las liquidaciones oportunas. La diferencia que existe entre el precio de esta última casación y el antes denominado precio frontera, que corresponde al flujo neto por la interconexión entre España y Francia quedará constituida un saldo, positivo o negativo, que será tenido en cuenta por el operador del mercado en la liquidación del ajuste.

Por lo que respecta al intercambio de energía entre España y Francia no se verá afectado en sentido importador, mientras en el exportador el máximo será el valor del saldo del programa exportador resultante de la primera sesión del mercado diario. Sin embargo, la propuesta contempla también que pueda llegar a limitarse la exportación hacia Francia en determinados momentos. La propuesta plantea que el mecanismo de ajuste se aplique a las tecnologías que utilizan combustibles fósiles en su generación y que el precio de inicio de la negociación sea de 30 euros por megawatio hora para el gas.

A las empresas titulares de las centrales se les exigirán garantías para ofrecer cobertura a las obligaciones económicas que se puedan derivar de la liquidación del mecanismo de ajuste. Si no cumplen con ellas no podrán participar en los diferentes mercados de producción de energía. Y también se prevén elevadas multas para quienes manipulen o alteren las ofertas de venta y las de compra. Podrían llegar a los 60 millones de euros, consideradas como infracciones graves en la Ley del Sector Eléctrico.

 

La luz se dispara en Francia y roza los 3.000 euros/MWh

Por otro lado, el mercado mayorista de la luz en Francia registró el pasado lunes precios próximos a los 3.000 euros el megavatio hora, que ha llevado a una situación de enorme tensión en lo que se refiere al equilibrio entre el consumo y la producción eléctrica, de tal manera que el propio operador de la red del país galo pidió a hogares y empresas que redujeran su consumo en la medida de lo posible. El descenso de las temperaturas y la paralización de una buena parte de los reactores nucleares de los que dispone el país han contribuido notablemente a esa situación de tensión y la consiguiente escalada desorbitada de los precios.