Conecta con nosotros

Economía

La moratoria nuclear llega a su fin después de casi 25 años y más de 5.700 millones

Publicado

el

La moratoria nuclear llega a su fin después de casi 25 años y más de 5.700 millones

Se denomina moratoria nuclear a la suspensión temporal del desarrollo de políticas de construcción y puesta en marcha de centrales energéticas de fisión atómica (centrales nucleares). A la parada temporal de los programas se le denominó así en España, ya que no implicaba el cierre de instalaciones activas, sino únicamente la paralización sine die de nuevas construcciones.

Debido a esta moratoria, en España la factura eléctrica incluye un canon o sobrecargo para las grandes compañías eléctricas en compensación por los enormes gastos que realizaron para empezar a construir centrales nucleares que luego no se terminaron de construir al rescindir el Estado los permisos de manera unilateral. Los consumidores pagaban así en su factura de la luz la compensación a las eléctricas perjudicadas. Ahora, la moratoria ha quedado saldada tras haber desembolsado 5.717 millones de euros durante dos décadas en la factura de la luz. Según ha publicado la semana pasada el Boletín Oficial del Estado (BOE), el pasado 26 de octubre el importe pendiente de compensación por esta moratoria quedó a cero.

La resolución de Industria publicada detalla las anualidades fijadas como compensación para el año 2015: 27,3 millones para la central de Lemóniz, 24,2 millones para la de Valdecaballeros y 792.553 euros para Trillo II. Unas cantidades que quedaron saldadas ese 26 de octubre, fecha en la que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) detalló que había culminado el pago de este concepto con la liquidación de la moratoria, aunque los consumidores dejaron de pagarlo de forma efectiva en agosto.

Para ello, se recurrió a unos préstamos que todos los consumidores han pagado en su factura de la luz desde entonces y hasta hoy, de manera que entre el 0,447% y el 1,72% del recibo se dedicaba a este fin, detalla hoy la CNMC. Tal y como se estableció en la normativa, la compensación más cuantiosa fue la de Lemóniz (2.273 millones), seguida de Valdecaballeros (2.044 millones) y la segunda unidad de Trillo (66 millones). Por su parte, los 1.300 millones restantes corresponden a intereses.