SHARE

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo mantuvo una reunión la pasada semana con las distribuidoras y comercializadoras de electricidad para valorar la puesta en marcha del nuevo mecanismo de facturación hora a hora de electricidad, que estará reglamentado en breve y contará con un periodo de adaptación de entre uno y tres meses para las empresas. De hecho, el desarrollo de la normativa ya está en sus últimas fases y prevé además una coordinación especial entre la distribuidora y la comercializadoras, dado que la primera es quien mide el consumo y la segunda la que se encarga de emitir la factura.

Ya hace un año y cuando fue creado el Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC), se anunció que la facturación horaria estaba pendiente del desarrollo normativo de la misma. Industria ha estado en colaboración con las empresas para poner en marcha el nuevo método, que requiere de contadores “inteligentes” para cada consumidor porque es necesario calcular el precio cada hora en función del consumo que se efectúa y la cotización en el mercado. La fecha elegida fue recomendada por la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia, en su informe de noviembre, después de que no se llegara a tiempo al plazo previsto inicialmente, que era a comienzos de año.