Conecta con nosotros

Energía

Futuro incierto para la generación hidroeléctrica y nuclear

Publicado

el

Futuro incierto para la generación hidroeléctrica y nuclear

Aunque se trata de las formas de generación más rentables para el sector eléctrico en la actualidad, la proximidad del final de ciclo de las concesiones y la ausencia aún de decisión del Gobierno sobre ella abre un panorama incierto respecto del futuro de las centrales de generación hidroeléctrica y nuclear en España. Del total de 800 centrales de la primera tecnología que están abiertas en nuestro país alrededor de 40 verán como los permisos de sus concesiones caducan en los próximos 6 años.

Por su parte, el parque nuclear estará obsoleto en poco más de una década porque las 7 centrales aún en marcha llegarán antes de 2030 al final de sus 40 años de vida útil. Estaba previsto que esta misma semana el Consejo de Seguridad Nuclear reabriera el debate para decidir el futuro de Garoña, que permanece con el reactor apagado, pero pendiente de la propuesta de Nuclenor, la sociedad propietaria y en la que participan Endesa e Iberdrola, para ampliar su funcionamiento catorce años más.

Sin embargo, el Gobierno no ofrece pistas sobre los planes que prepara para el  parque español de centrales hidroeléctricas y nucleares, aunque todo parece indicar que rechaza la vuelta a la propiedad y gestión estatal de las mismas. Se trata de una parcela de generación clave dentro del sistema eléctrico, porque entre ambas suman más de una cuarta parte de la potencia instalada en el país y alrededor del 22% de la demanda de energía. Además, suponen la parcela más rentable porque están amortizadas y cuentan por tanto con el mayor mayor margen de beneficios.

Esta indefinición coincide además con la reclamación que al Gobierno le llega desde otros partidos, como es el caso de Podemos, para que efectúe una auditoría de los costes del sistema eléctrico y de las diferentes variedades de generación con el objetivo de reformar el actual sistema de precios y también recuperar la gestión pública de las centrales hidroeléctricas, y garantizar la prevista transición hacia un sistema eléctrico renovable.