SHARE
El 70 % de las grandes empresas se han fijado objetivos públicos en energía o sostenibilidad, un 25 % más que hace un año

La gestión energética está ganando cada vez más importancia como palanca estratégica en las empresas. Un 70 % de las grandes compañías ya se han fijado objetivos públicos en energía o sostenibilidad, lo que significa que han crecido un 25 % con respecto a las registradas hace un año. Así lo aseguro un informe sobre este ámbito de Schneider Electric, en concreto el “Corporate Energy & Sustainability Progress 2020”, que acaba de publicarse y en él se concluye que el 87% de los encuestados aseguran que la adquisición de energía está aumentando su alcance y complejidad y el 56 % afirman tener un equipo dedicado a ello.

El cambio climático está considerado el principal riesgo para el suministro de energía y recursos, según un 58 %, mientras que para el 51,5 % el medio ambiente constituye un impulsor clave para las iniciativas corporativas en Energía y Sostenibilidad. También crece el número de empresas que invierten en tecnologías digitales para gestionar la ingente cantidad de datos de energía, porque el 37 % ya usan dispositivos IoT como medidores, sensores u otros activos inteligentes, aproximadamente el doble que el año anterior.

El informe se basa en una encuesta realizada a nivel internacional a 265 responsables de Energía y Sostenibilidad de empresas que ingresan más de 250 millones de dólares anualmente. Su objetivo es analizar cómo las organizaciones están abordando los retos y oportunidades de un panorama energético cambiante, centrado en la gestión de la energía empresarial y la descarbonización. En este sentido concluye que la gestión de la energía se ha convertido en una pieza fundamental de la estrategia integral de sostenibilidad, que se ha incrementado el uso de las herramientas digitales para los datos y que el cambio climático se ha convertido en un elemento central para las empresas.

 

Creciente importancia de los responsables de energía

Según la estadística, un 56 % de las empresas encuestadas ya cuenta con un equipo dedicados específicamente a ello, conscientes de que necesitan expertos que les asesoren sobre mejores prácticas y estrategias para recortar costes. Para el 46,5 %, los tiempos y la volatilidad de los precios son los principales retos actuales, pero hace un año, sólo llegaban al 29 % quienes aseguraban gestionar de forma estratégica el suministro energético, como modo prioritario para ahorrar costes. 6 de cada 10 encuestados considera seriamente integrar las renovables, onsite u offsite, en su estrategia de compra para los próximos tres años con el objetivo de gestionar la volatilidad y, de estos, un 30 % ya las está implementando. El 46 %, en todo caso, se siente preparado para responder a las futuras innovaciones en gestión de la energía.

 

La tecnología digital reduce la complejidad de los datos

Sobre la tecnología digital y  además de ese aumento de quienes emplean dispositivos IoT, el informe concluye que el 63 % de participantes que cuentan con soluciones digitales aseguran sentirse más preparados para las innovaciones en gestión de recursos.

Por otro lado, el 48 % de los encuestados informa de que sus organizaciones están adaptando sus programas de gestión de datos de Energía y Sostenibilidad al crecimiento de los dispositivos conectados y un 24% al incremento de la Inteligencia Artificial. Otro dato destacado asegura que la percepción pública es un factor que impulsa las inversiones en energía sostenible, para un 50 % por cuestiones de marca y reputación y para un 47 % por ventaja competitiva.