SHARE
Saltoki abre un nuevo centro en Valencia

El nuevo Saltoki Valencia acaba de abrir sus puertas en el Polígono Vara de Quart. Este centro de la firma distribuidora ha sido reconocido por sus características ecosostenibles, que le han valido el reconocimiento como “Buena Práctica” por parte de la Red Española del Pacto Mundial de la ONU.

 

Cuenta con más de 27.000 metros cuadrados para dar servicio a los profesionales y se convierte así en el número 77 de la empresa y el primero que reúne todas las áreas de producto y servicios al profesional de Saltoki en unas mismas instalaciones. Además, incluye una tienda enfocada al profesional de la fontanería, la climatización y la electricidad, un almacén de venta de materiales de construcción, un espacio con cuatro salas técnicas formativas para impartir cursos y una plataforma logística de más de 10.000 metros cuadrados. Todo ello en una ubicación a unos pocos minutos del centro de la ciudad y bien comunicado. Este nuevo espacio se suma a otros con los que la firma ya cuenta en localidades cercanas como Aldaia, Sagunto, Alzira o Gandía.

Saltoki abre un nuevo centro en Valencia

 

Cubierta fotovoltaica

Entre sus características, destaca su instalación fotovoltaica. Con 1.863 paneles solares y una potencia total de 817,64 kWp, está previsto que cubra la demanda de energía del edificio, lo que evitará la emisión de 421 toneladas anuales de CO2. Se trata de una instalación pionera por su integración con la arquitectura de edificio. Como ejemplo, los paneles colocados a modo de muro cortina como fachada ventilada o los paneles bifaciales ubicados en las marquesinas del aparcamiento, con capacidad para absorber tanto la energía procedente del sol como la que se refleja en el suelo.

Otro de sus aspectos más relevantes es la apuesta por la movilidad eléctrica. El centro contará con 55 plazas para carga de vehículos, bicicletas y patinetes a disposición de empleados y clientes. La energía dedicada a estos puntos de recarga será 100 % verde, ya que se obtendrá íntegramente de la instalación fotovoltaica. Los materiales con los que se ha levantado el edificio, sus sistemas de ventilación, calefacción o climatización o el propio diseño de la iluminación también han seguido criterios de sostenibilidad que permitirán reducir el consumo energético y reducir el impacto medioambiental de la actividad del centro.