SHARE
Los precios elevados, la escasez de materia prima y los costes energéticos hacen peligrar al sector de la edificación

El sector de la edificación está sumido en una especie de tormenta perfecta que está poniendo en peligro producción, proyectos o incluso la supervivencia de empleos o empresas y que hace necesaria una actuación urgente por parte de las administraciones públicas. Así lo reclaman muchas de las asociaciones que forman parte del mismo y reclaman una “respuesta inmediata de las Administraciones Públicas”, que consideran que “el conflicto en Ucrania y la huelga de transportes han agravado el problema”.

 

También algunas de las principales asociaciones del sector del material eléctrico han reclamado esa misma respuesta recientemente. Por ejemplo, la Asociación de Fabricantes de Material Eléctrico, Afme, lo ha hecho recientemente con un comunicado “queremos expresar nuestra preocupación tanto por el alza de los costes energéticos, que está incidiendo gravemente en los costes de nuestra industria, como por los problemas provocados por la huelga de transporte que está afectando a muchos sectores productivos, entre los que nos contamos”, aseguraban en la nota.

 

“Situación insostenible” y “asfixia para muchas empresas”

Desde el ámbito de la edificación se insiste en “la presión a la que está sometido el mercado europeo de polímeros por la escasez de materias primas y el aumento de precios que han afectado seriamente a la producción de productos de plástico en España y el conjunto de la Unión Europea”. El incremento vertical de los precios de la energía, la huelga de transportes, los paros o cierres temporales de centros de producción y la guerra en Ucrania y sus ramificaciones no han hecho más que intensificar un problema que se traduce en falta de disponibilidad de productos y variación rápida de precios

Y, de este modo, valoran la situación como “insostenible”, y aseguran que “los costes están asfixiando a muchas empresas que a duras penas pueden seguir operando”. Además, “muchos de los contratos no tienen actualmente posibilidad de revisar los precios, a pesar de la subida vertical de los costes que implica para muchos fabricantes o promotores incurrir en pérdidas insoportables”.

 

12,5 % del PIB Y 1,3 millones de trabajdores

El sector de la transformación del plástico es uno de los motores industriales del país, generando alrededor de un 2,7 por ciento del PIB. En Europa emplea a más de 1.6 millones de empresas muy atomizadas que facturan unos 260.000 millones de euros anuales. El conjunto del sector de la construcción, que sigue siendo uno de los pilares de la economía del país al suponer alrededor de un 12,5% del PIB nacional y dar empleo a alrededor de 1,3 millones de personas, está viéndose seriamente afectado.

Según el Índice de Costes de la Construcción, en 2021 los costes directos en la edificación residencial subieron un 23,5 por ciento, y ello sin tener en cuenta los efectos multiplicadores que está teniendo el conflicto en Ucrania sobre los precios de las materias primas y la energía. Por su parte, la tasa anual del Índice de Precios Industriales alcanzó el pasado febrero el 40,7 %, cinco puntos por encima de la registrada en enero y la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1976. El 70 % de ese incremento anual es debido a la energía.