SHARE
Los instaladores recomiendan hacer un uso responsable de los equipos de climatización durante este verano

Agremia, Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía, aconseja adoptar una serie de medidas para garantizar el adecuado funcionamiento de los equipos de climatización, ahora que llega el buen tiempo y se hace más necesario su uso. De entrada, recuerda que los sistemas de aire acondicionado son equipos seguros y que permiten reducir la propagación del coronavirus en espacios interiores, “aunque este verano todavía es recomendable no usar los modos de recirculación del aire”.

 

Su directora general, Inmaculada Peiró, lamenta que “con frecuencia” se pienso que los aparatos de aire acondicionado, “son meros electrodomésticos, y no es así. Se trata de equipos que forman parte de la instalación térmica de la vivienda, por lo que su instalación, uso y mantenimiento, está sometida a la normativa en materia de seguridad y calidad industrial”. Y por ello su instalación y mantenimiento sólo pueden estar a cargo de empresas instaladoras o mantenedoras habilitadas.

En todo caso, como reglas de verificación del estado de sus aparatos por los propios usuarios, Agremia recomienda los siguientes pasos:

  • Comprobar que las conexiones eléctricas que alimentan el equipo están en buen estado. (Revisar que el cableado está en buenas condiciones, o que los equipos no están conectados a regletas junto con otros aparatos del hogar porque pueden no soportar la intensidad de todos los elementos y pueden poner en riesgo la seguridad del hogar).
  • Revisar que los circuitos frigoríficos por los que circula el líquido refrigerante están debidamente aislados. (En caso contrario puede dar lugar a un consumo eléctrico excesivo por pérdida de energía).
  • Limpiar regularmente los filtros de aire del aparato de aire acondicionado. (El uso y el paso del tiempo ayuda a que se obstruyan y reduzcan la eficiencia del equipo. Deben limpiarse dos veces al año y sustituirse periódicamente para que la calidad del aire interior sea óptima y segura).
  • Tener en cuenta la normativa existente. (El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios establece que los aparatos de aire acondicionado o las bombas de calor con potencia inferior a 12 kW, deben ser objeto de un mantenimiento preventivo cada 4 años si son de uso doméstico o cada 2 años para cualquier otro uso).
  • Realizar un uso responsable de los equipos. (La entrada en vigor de las nuevas tarifas eléctricas llevara a que el usuario cambie sus hábitos de consumo porque este se encarecerá en función de los horarios en los que se produzca).

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía recomienda, además, que la temperatura ambiente a la que se deben programar los equipos sea entre 24 y 25 grados en verano, cuando los aparatos se utilizan en modo refrigeración, y entre 21 y 22 grados en invierno o cuando se usan en modo calefacción.