SHARE
Los fabricantes de cables, preocupados por la “inflación galopante” del precio de las materias primas y la energía

Facel, Asociación Española de Fabricantes de Cables y Conductores Eléctricos Aislados y de Fibra Óptica, quiere trasladar a sus asociados y a los diferentes agentes del sector electrotécnico “la preocupación por una crisis de materias primas (metálicas y de materiales plásticos) que se está produciendo desde el segundo semestre de 2020, marcada por la escasez y las presiones en la oferta, agravado todo ello por los conocidos incrementos en España de los costes energéticos, que afectan tanto a la Industria como a particulares”.  

 

La asociación denuncia “la inflación galopante” sostenida de estos productos, que “no solo se mantiene desde mediados 2020, sino que se ha acentuado durante los meses de agosto y septiembre”, y añade que en el nuevo escenario y “paradigma mundial post-COVID- 19, en el que se constata una rigidez de la oferta de materias primas combinado con un auge sostenido de la demanda, está provocando un alza muy acentuada de los costes de materias primas desde la segunda mitad de 2020 y que se ha acentuado desde principios del 2021”.

 

Precios de las materias primas

Todo ello ha supuesto que los materiales estratégicos utilizados en los procesos de fabricación de cables y sus elementos de conexión, estén experimentando un incremento significativo y sostenido de sus costes. Por ejemplo, a la altura de esta misma semana, el cobre ha experimentado un incremento de su cotización de un 109 % respecto a finales de marzo de 2020, mientras que el aluminio lo ha hecho en un 107 %, sin que puedan descartarse más subidas en los próximos meses. Por su parte, la prima de transformación del lingote de aluminio que actualmente ha crecido más de un 300 % con respecto a su valor medio el pasado año.

Los materiales plásticos han sufrido tanto problemas de aprovisionamiento como aumentos de costes similares a los de los metales. Así el PVC incrementa en casi un 72 % y el Polietileno en un 79 %. Y además el aumento de precios del petróleo se prevé que añada más presión inflacionista al coste de estas materias primas estratégicas en la producción de cables. Desde Facel aseguran también que “en un contexto de fuerte demanda, las tensiones de disponibilidad de PVC continúan existiendo a nivel europeo. Los inventarios son débiles, ya que la demanda de diciembre 2020 fue más fuerte de lo esperado”.

 

Precios de la energía

En cuanto a la energía, “el último invitado a esta espiral inflacionista de los factores productivos”, afirman desde la asociación, ha visto incrementado su coste por seis durante los últimos diez meses, un serio problema para los hogares particulares y también para toda la industria en general. “En el caso de nuestro sector, el aumento del coste de la electricidad impacta de modo muy relevante, no sólo en los costes productivos, sino también en el coste de transformación de los metales conductores donde la energía eléctrica se utiliza de modo intensivo en la producción del alambrón de cobre y aluminio”. El precio medio del megawatio hora se ha incrementado casi el 600 % desde finales del 2020. En el caso del gas, esa subida representa más de un 440 % respecto al precio a principios de año

Desde Facel concluyen que “el aumento generalizado de costes que estamos viviendo se traducirá en un incremento de los costos salariales durante el próximo año, retroalimentando el actual proceso inflacionista del cuál nuestro sector no puede abstraerse” y concluyen que “la escalada inflacionista de la energía” implica “el consecuente impacto en la competitividad de la industria española”. Así como también que “el encarecimiento del transporte de mercancías, precio de la madera y de la inflación de los salarios puede acabar afectando gravemente la recuperación de nuestro sector después de la pandemia COVID- 19, afectando el nivel de competitividad de las empresas que lo integran y lo que es peor, llevándonos a una posible situación de ralentización del mercado”.