SHARE
La PMcM exige a los partidos “desbloquear la Ley de morosidad en cuanto se forme gobierno”

Tras la convocatoria electoral que tuvo lugar ayer en España y después de conocer los resultados de la misma, la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMcM) hace “un llamamiento a todos los partidos políticos para que sean responsables y que —en los pactos que puedan acordar y también en cuanto se forme Gobierno— prioricen y desbloqueen la Ley de morosidad, ya que los impagos a proveedores tienen un gran impacto económico y también directo en la sociedad, provocando el cierre de empresas y la pérdida de puestos de trabajo”. Así lo afirma su presidente, Antoni Cañete, que añade que “esperamos que tanto el nuevo Gobierno como los partidos de la oposición hagan que en esta nueva legislatura la lucha contra la morosidad sea una realidad efectiva y prioritaria”.

Según el último informe sobre la morosidad en las transacciones entre empresas elaborado por la Comisión Europea, unos 6,5 millones de puestos de trabajo podrían haberse creado en Europa si hubiera habido menos retrasos en el pago de facturas a proveedores, asegurando que la eliminación de la morosidad crónica en Italia, Portugal y España reduciría entre 124.000 y 248.000 los cierres de empresas cada año.

Cañete denuncia que no se entiende que “en un momento en el que está constatado que están empeorando los plazos de pago a proveedores, no se vaya a priorizar la puesta en marcha de medidas antimorosidad, que además no supondrían ningún coste para los españoles ni para la Administración”, denuncia Cañete. Por ello pone a disposición del nuevo Gobierno el asesoramiento de la Plataforma en materia de morosidad, también con el objetivo de poder “darle continuidad en el Congreso al trámite de la Proposición de Ley de Refuerzo de Lucha contra la Morosidad, que aprobó el Pleno de la Cámara por unanimidad hace más de dos años”. Entre las medidas que contempla esta normativa se incluyen la promoción de códigos de buenas prácticas y la implantación de un sistema arbitral de morosidad y un régimen sancionador, todos ellos entre las recomendaciones recientes de la Comisión Europea a sus estados miembro para luchar contra la morosidad.