SHARE
Los cambios de comercializador en el sector eléctrico descendieron algo más de un 2%

Las compañías eléctricas llegan a facturar alrededor de un 11% más de potencia de la que requieren sus clientes, según los datos del estudio que realiza la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que estima entre un 89% y un 92% el porcentaje de uso real de la potencia que tienen contratada. Hay que tener en cuenta, además, que después de las últimas reformas en la tarifa el término de potencia ha pasado a tener un protagonismo muy superior en el coste de la factura y es el que más se ha incrementado en los últimos meses.

Si los usuarios efectuaran un control más minucioso de sus necesidades reales, en función de la cantidad de electricidad que requieren para el uso diario, podrían reducir la potencia contratada y obtener ahorros importantes en la factura. Para ello es fundamental la labor que realizan las empresas instaladoras como asesores en materia de energía de sus clientes. La necesidad por parte de estos últimos ha crecido también en los últimos años debido a la crisis. En el último año esta circunstancia ha hecho que los usuarios se hayan visto obligados a bajar los costes y por eso la potencia contratada en el conjunto de los hogares ha bajado a una tasa del 8%.