Conecta con nosotros

Economía

El Constitucional anula un decreto catalán para prohibir cortes de luz por impago

Publicado

el

El Constitucional anula un decreto catalán para prohibir cortes de luz por impago

El Tribunal Constitucional ha anulado parcialmente el decreto-ley catalán que había prohibido a las compañías eléctricas y de gas efectuar cortes durante el invierno por impago en la factura eléctrica. De este modo el TC le da la razón al Estado, para el que la norma había invadido sus competencias. La ley era la primera de esta índole que se había promulgado e impedía los cortes de luz entre noviembre y marzo a quienes pudieran justificar una condición económica muy débil e ingresos inferiores a 10.300 euros anuales, aunque las deudas no se perdonaban, sino que quedaban pendientes.

Según la sentencia, ya está establecida por ley la protección de las personas más vulnerables económicamente a través del bono social, una ayuda financiada por las suministradoras y que a finales del pasado año aliviaba la situación de casi 2,5 millones de hogares, aunque alrededor de una quinta parte menos que al principio de la crisis.

La decisión del Constitucional  contó con los votos particulares de los magistrados Adela Asúa, Fernando Valdés y Juan Antonio Xiol, para los que la Generalitat sí tiene competencias sobre el tema. En su opinión, las normas estatales carecen de regulación específica dirigida a los consumidores vulnerables, que sí están presentes en la normativa europea, por lo que cualquier comunidad autónoma puede regular ante el espacio normativo. La portavoz de la Generalitat, Neus Munté, afirmó que continuarán la lucha contra la pobreza energética “diga lo que diga el Tribunal Constitucional”.

Por su parte, el Gobierno Central, justificó su postura contra la norma catalana, porque cualquier aplazamiento de pago “implica un coste de financiación, que repercute directamente en las empresas y, en último extremo, en el sistema eléctrico”. Para los portavoces de Alianza contra la Pobreza Energética, el Gobierno defiende los intereses de las empresas suministradoras y consideran el fallo, “un efecto de las puertas giratorias”.