SHARE
Fenie reinvidica el asesoramiento de los instaladores en escenarios de “escalada de precios” como el actual

La Federación Nacional de Instalaciones de España, Fenie, considera muy relevante el papel de asesoramiento que los instaladores deben ejercer con respecto a sus clientes en situaciones de alarma por el incremento del precio de la luz, como el que se vive en España esta semana, en gran parte por la repercusión del temporal climatológico y la ola de frío desatados por la borrasca Filomena.

De este modo, Fenie insta a que, “los consumidores que tengan dudas al respecto contacten con su empresa instaladora habitual en busca de asesoramiento, para que les informen sobre su situación actual, en caso de que lo desconozcan y para que les puedan asesorar sobre las diferentes posibilidades de contratación”.

En este sentido, la Federación aclara también y “debido al número elevado de noticias que están surgiendo con relación a este tema”, la subida de la luz no afecta a todos los usuarios por igual, sino a un porcentaje de consumidores. Diferencia por un lado entre aquellos consumidores que se acogen a la tarifa regulada de electricidad, PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor), que sí está condicionada a las oscilaciones que pueda sufrir el precio de la luz, de tal manera que “si sube el precio del kWh, kilovatio-hora, aumenta el precio de la factura de la luz, ya que se trata de un porcentaje del precio total de la factura. Algo que también ocurre con la tarifa indexada que pertenece al mercado libre”.

Y aquellos otros consumidores que han optado por la alternativa del mercado libre con una tarifa fija, en este caso, “las subidas de la luz no le afectan ya que el precio del kWh queda establecido por contrato privado entre el consumidor y la comercializadora”. Por ello, están exentos de imprevistos en sus facturas eléctricas generadas por la subida del precio del kWh. Desde Fenie se subraya también la importancia de que cada consumidor sepa “cuál es el tipo de tarifa que actualmente está utilizando” y para ello recomienda “revisar las condiciones que estableció en el contrato inicial con la comercializadora para adaptar la factura a sus necesidades”.