SHARE
Recyclia celebra la nueva normativa sobre reciclaje porque “recoge demandas de los productores”

Recyclia se ha mostrado favorable al nuevo Real Decreto sobre gestión medioambiental de residuos electrónicos y pilas aprobado la pasada semana porque “clarifica cuestiones relevantes” para la actividad de los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) y satisface también algunas de las demandas reiteradas por los productores. Además considera también que “las escasa novedades ponen de manifiesto el desarrollo satisfactorio de esta actividad en nuestro país”.

 

Entre esas demandas destaca la definición de criterios de cálculo de objetivos específicos de recogida para ciertos residuos electrónicos en la normativa sobre reciclaje, lo que permite que para unos tipos se puedan fijar objetivos más ambiciosos y en el caso de otros de más difícil recogida la cantidad no sea tan elevada. O también la reducción de la cuantía de la garantía financiera de los productores, que pasa del 100 % del coste medio anual de la gestión de los residuos electrónicos al 25 %. Asimismo se valora la incorporación de la figura del Representante Autorizado para facilitar la inscripción en el Registro Integrado Industrial de las empresas productoras establecidas en otro estado miembro y que cumplan así con sus obligaciones ambientales en relación a los productos que ponen en el mercado español. Recyclia también destaca que se simplifique la burocracia para el traslado de los residuos desde los distribuidores y también que se permita a los SCRAP realizar actividades complementarias, sobre I+D+i o estudios relativos a la optimización de la gestión de los residuos.

Novedades en la gestión de residuos de pilas y baterías

Respecto a la gestión de pilas y baterías, las novedades en la normativa sobre reciclaje harán posible una mejor gestión y el desarrollo de una industria sostenible y altamente tecnológica. Igualmente valora que se reflejen aspectos como el crecimiento exponencial de las tecnologías basadas en litio para las que establece categorías específicas como residuos peligrosos por su composición e inestabilidad cuando no están en buen estado. Y recuerda que el avance definitivo llegará con la próxima incorporación del Reglamento publicado por la Comisión Europea el pasado diciembre, al aportar cambios relevantes en el desarrollo de las baterías basadas en litio-ion, así como el impacto de la movilidad eléctrica en el mercado y en la gestión de los residuos asociados. Con él se establecerán nuevas categorías de baterías, se revisarán los objetivos de recogida y se regularán nuevas operaciones de gestión de sus residuos como es la preparación para la reutilización de las baterías de vehículo eléctrico.