SHARE
Arranca la tramitación de la Ley de Residuos y la Estrategia Española de Economía Circular

El Consejo de Ministros ha dado luz verde esta semana al anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados y a la Estrategia Española de Economía Circular (EEEC) ―”España Circular 2030”―. Impulsar una economía circular y baja en carbono en España, revisar la actual normativa de residuos para mejorar su trazabilidad y el control de sus traslados y cumplir con los objetivos comunitarios son algunos de los fines que persiguen ambos proyectos, que inician ahora su tramitación parlamentaria.

El texto persigue, entre otros objetivos, establecer medidas para proteger el medio ambiente y la salud humana, mediante la prevención y reducción de la generación de residuos y de sus impactos adversos en el medio ambiente. Además, la Estrategia Española de Economía Circular, que marca objetivos para esta década que permitirán reducir en un 30 % el consumo nacional de materiales y recortar un 15 % la generación de residuos respecto a 2010, sienta las bases para superar la economía lineal e impulsar un nuevo modelo de producción y consumo en el que productos, materiales y recursos se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible y se minimice así la generación de residuos.

La Ley de Residuos otorga especial protagonismo a la prevención, mediante objetivos concretos y cuantificables, que suman al vigente calendario de reducción de su peso de un 10 % en 2020, el 13 % para 2025 y el 15 % para 2030. En todos los casos respecto a los generados en 2010. También marca una jerarquía en el orden de prioridad en las opciones de gestión de residuos: prevención; preparación para la reutilización; reciclado; otro tipo de valorización, incluida la valorización energética, y, como última opción, la eliminación. En 2017, en España se reciclaron únicamente el 46,1% de los residuos municipales, en línea con la media europea (46,9%).

Asegurar la trazabilidad

Para asegurar la trazabilidad y aumentar la transparencia en la gestión de los residuos, se regula el Registro de producción y gestión de residuos que incorpora la información relativa a los productores y gestores de residuos, pero también relativa a las memorias anuales de gestión. Estas memorias anuales deberán recoger el contenido del Archivo cronológico, que es obligatorio para las entidades o empresas registradas, así como para los productores de residuos no peligrosos de más de 10 toneladas al año, y debe incluir la información sobre las operaciones de producción y gestión de residuos. Una de las novedades del anteproyecto es la obligación de llevar un registro cronológico a las entidades o empresas que generen subproductos y las que los utilicen. Esta información deberá ser enviada periódicamente a las administraciones para la elaboración de los informes necesarios que permitan dar cumplimiento a las obligaciones comunitarias e internacionales de información. Por último, como novedad, se regula el sistema de información de residuos, sistema electrónico constituido de los registros, plataformas y herramientas informáticas que permiten disponer de la información necesaria para realizar el seguimiento y control de la gestión de los residuos y suelos contaminados en España.

 

Responsabilidad ampliada del productor

En cuanto a la responsabilidad ampliada del productor del residuo, la propuesta normativa revisa la regulación en coherencia con la normativa comunitaria, explicitando las obligaciones que se pueden imponer mediante Real decreto a los productores de producto, entre las que se encontraría el sistema de depósito, devolución y retorno, define las partidas de gestión de residuos que deben financiar los productores y los mecanismos de control para los sistemas individuales y colectivos que se creen.

Recyclia incrementó sus cifras de reciclaje un 39%, en 2018
Almacén de reciclaje de frigoríficos y electrodomésticos de gama blanca

Régimen sancionador

A partir de ahora será considerada infracción muy grave el abandono, el vertido y la gestión incontrolada de residuos peligrosos y también de cualquier otro tipo de residuos, en este segundo caso, siempre que se haya puesto en peligro grave la salud de las personas o se haya producido un daño o deterioro grave para el medio ambiente. Las sanciones que contempla el anteproyecto son multas desde 50.001 euros hasta 2.000.000 euros, excepto si se trata de residuos peligrosos, en cuyo caso la multa podrá ser desde 350.000 euros hasta 2.000.000 euros, para las infracciones muy graves; desde 1.001 euros hasta 50.000 euros excepto si se trata de residuos peligrosos, en cuyo caso la multa será desde 10.001 euros hasta 350.000 euros, para las graves, mientras que las infracciones leves se sancionarán con una multa de hasta 1.000 euros y de hasta 10.000 si se trata de residuos peligrosos.

Ambilamp alcanza más de 10 años consecutivos de crecimiento
El reciclaje de bombillas en España está en una de las mayores cotas de Europa

 

España Circular 2030

La Estrategia Española de Economía Circular (EEEC) se materializará a través de sucesivos planes de acción trienales, que recogerán las medidas concretas para implementar actuaciones en esta materia. El primero de ellos será presentado a finales de 2020 y abarcará el período 2021-2023. El Gobierno pretende que actúe como palanca para la recuperación económica tras la crisis sanitaria del COVID-19.

Entre sus objetivos principales se encuentran:

  • Reducir en un 30% el consumo nacional de materiales en relación con el PIB, tomando como año de referencia el 2010.
  • Disminuir la generación de residuos un 15% respecto de lo generado en 2010.
  • Incrementar la reutilización y preparación para la reutilización hasta llegar al 10% de los residuos municipales generados.
  • Reducir la emisión de gases de efecto invernadero por debajo de los 10 millones de toneladas de CO2 equivalente.

La EEEC identifica seis sectores prioritarios: construcción, agroalimentario, pesquero y forestal, industrial, bienes de consumo, turismo y sector textil y confección. Y considera “fundamental aprovechar las oportunidades que ofrece la economía circular para desarrollar una industria española centrada en el reciclaje”. En este sentido considera el reto prioritario preparar el mercado de trabajo, desde la perspectiva de los trabajadores y de la de las empresas y Administraciones Públicas, adaptando la cultura empresarial a los principios de la responsabilidad social empresarial.

Establece ocho líneas principales de actuación, cinco de las cuales están relacionadas con el cierre del círculo: producción, consumo, gestión de residuos, materias primas secundarias, y reutilización del agua; mientras las tres restantes tienen carácter transversal: sensibilización y participación, investigación, innovación y competitividad, y empleo y formación. Y entre sus políticas clave para el avance: la política económica, de fiscalidad, empleo, I+D+i, de consumo, la política industrial, del agua, agraria y de desarrollo de áreas rurales.

La EEEC plantea un modelo organizativo conformado por varios comités:

  • Una Comisión Interministerial de Economía Circular, con representantes de los ministerios afectados, para evaluar y proponer medidas a incorporar, realizar el seguimiento y evaluación de los sucesivos planes y de la propia Estrategia.
  • Un Grupo de Trabajo de Coordinación en materia de residuos, con representantes autonómicos y locales, para completar la legislación básica y ejecutar tales medidas
  • Un Consejo de Economía Circular, como espacio de colaboración público-privada con todos los agentes económicos y sociales y otros sectores implicados en el cambio de modelo.