SHARE
Tesla Model S con la puesta de sol en California

Aún siendo uno de los países líderes en producción de petróleo de Occidente, Noruega lleva varios años fomentando la matriculación de vehículos eléctricos de cero emisiones, pero el pasado jueves el Gobierno Noruego propuso un cambio de la fiscalidad que disfrutan los vehículos eléctricos, en particular los vehículos de gran tamaño y peso, en la nueva ley de finanzas 2018, el llamado «Impuesto Tesla».

Hasta ahora los vehículos eléctricos gozaban de una exención fiscal casi completa, y con ello han animado a la consecución del 20% de cuota de las nuevas matriculaciones en el año en curso, porcentaje inimaginable en otras partes.

La propuesta de reducción implica eliminar la exención impositiva para los vehículos eléctricos de más de 2 toneladas. En la práctica esto afectará sobre todo a los vehículos Tesla Sedán de lujo, que son coches eléctricos de gran peso. Con este nuevo «impuesto Tesla», un vehículo de la marca podrá subir su precio unos 7.500 euros en el momento de la compra.

Esta propuesta todavía no se ha convertido en una realidad, puesto que el Gobierno deberá contar con apoyos del resto de partidos de la oposición para eliminar el acuerdo del 2015 en el que se fijaron las ventajas fiscales para los vehículos eléctricos y que se mantendrían hasta el año 2020. El acuerdo marco recoge grandes beneficios para los conductores de vehículos eléctricos, como los peajes gratuitos, la exención del pago en ferrys o en aparcamientos públicos, la utilización de los carriles destinados para vehículos de alta ocupación y otro tipo de ventajas.

Obras del super cargador Tesla en Getafe

Gran cantidad de ciudadanos noruegos han cambiado el vehículo tradicional de combustión por vehículos eléctricos sin emisiones contaminantes, gracias a los apoyos que ha venido proporcionando el Gobierno desde el año 2015, lo que ha situado al país nórdico en los primeros puestos de uso de coches eléctricos entre la población, y ha conseguido reducir las emisiones de CO2 y de partículas derivadas de un menor uso de vehículos de combustión.