SHARE
Vehículos Eléctricos recargando en Burdeos

De las múltiples opciones para recargar el vehículo eléctrico que hay, la más común será hacerlo en nuestra casa durante el tiempo que no lo usamos, es por ello que hay que considerar claramente las opciones para que la factura eléctrica no acabe siendo un problema.

El coche eléctrico se convierte en uno de los “electrodomésticos” que más electricidad consumen en un hogar, con bastante diferencia respecto a la secadora o el lavavajillas, y acabará suponiendo una parte no despreciable de nuestro recibo si hacemos un uso más o menos intensivo de nuestro vehículo eléctrico.

¿Tengo que cambiar la potencia contratada?

No es obligatorio, hay que ver la potencia que tenemos contratada así como planificar el uso que hacemos de los otros -esta vez de verdad- electrodomésticos que usamos en el hogar para que no coincidan junto con la carga del vehículo eléctrico. Si tuviéramos todos nuestros aparatos consumiendo energía al mismo tiempo es muy probable que acabe actuando el ICP (Interruptor de control de potencia) o el control del contador digital, según lo que tengamos en nuestra instalación.

¿Qué tarifa es la mejor?

En general es recomendable la tarifa con discriminación horaria, normalmente conocida como tarifa nocturna, pero en su versión supervalle, conocida como tarifa del vehículo eléctrico o tarifa 2.0 DHS. Es una tarifa que cuenta con tres periodos diferenciados de consumo (de 13 a 23 horas, el periodo más caro o punta, con recargo pero a partir de ahí baja el precio) cada uno con precios diferentes, que además son variables con el día y la hora.

Vamos a coger un ejemplo y calcularemos con las ofertas de Feníe Energía a fecha de publicación de este artículo.

Tarifa 2.0 Sin descriminación de Fenie EnergiaTarifa 2.0 DH con discriminación horaria Fenie EnergiaTarifa 20 DHS para Vehículo Eléctrico Fenie Energia

Como ejemplo cogeremos el consumo medio de los vehículos eléctricos (la media es de 12,7 kWh/100 km) disponibles en el mercado y que cargaremos en el horario de menos coste dispuesto por la tarifa 2.0 DHS, de 1 de la mañana hasta las 7 de la mañana. Con 6 horas un vehículo eléctrico debería tener capacidad suficiente para circular durante el día sin presentar problemas (supongamos que la batería está en buenas condiciones). Lo vamos a comparar con un vehículo diesel de tamaño utilitario, ya que la mayoría de los vehículos eléctricos son de ese tamaño, por ejemplo un Citroën C4 Cactus BlueHDi 100 CV, que según la web del IDAE consume 3,1 litros/100 km. Para simplificar, vamos a calcular que nos movemos unos 100 kilómetros al día.

Vehículo eléctrico – Tarifa 2.0

12,7 kWh * 0,164513 €/kWh = 2,0893 € + Impuestos = 2,6573 €

Vehículo eléctrico – Tarifa 2.0 DH

12,7 kWh * 0,107912 €/kWh = 1,3704 € + Impuestos = 1,74307 €

Vehículo eléctrico – Tarifa 2.0 DHS

12,7 kWh * 0,097916 €/kWh = 1,24355 € + Impuestos = 1,58161 €

Vehículo diesel – 1,22 €/litro (Precio medio oficial)

3,1 litros * 1,22 €/litro = 3,782 € (Impuestos incluidos)

Actualmente, incluso sin cambiar la tarifa eléctrica de nuestras viviendas, el ahorro es considerable, y la amortización del sobrecoste del vehículo eléctrico es elevada en kilómetros, aunque también hay que incluir el ahorro en mantenimiento, ya que el vehículo eléctrico no necesita aceite, cambio de correas, etc.

Al final de mes, cargando el vehículo 15 días durante 6 horas de los 30 aproximados del mes, supondrá un aumento en nuestra factura, estimando que hemos cambiado a la tarifa 2.0 DHS, de 37,3065 € antes de impuestos.

Como se puede ver, los números son favorables al vehículo eléctrico, tan sólo hace falta que la diferencia de precio acompañe para animar las compras de este tipo de vehículos tan importante para el medio ambiente y la sostenibilidad del planeta.