SHARE
La sostenibilidad de los grandes estadios deportivos, con tecnología de ABB

La tecnología de edificios inteligentes y las soluciones innovadoras de electrificación están ayudando también a transformar los estadios deportivos en lugares conectados y energéticamente eficientes. El que fuera escenario de la final de la última Copa Mundial de Fútbol, el estadio Luzhniki de Moscú, cuenta con una iluminación regulada con el sistema i-bus KNX de ABB.

 

La sostenibilidad de los grandes estadios deportivos, con tecnología de ABB

Estos grandes recintos deportivos están adoptando formas de funcionar cada vez más sostenibles, a través de un consumo más eficiente y el uso de energías renovables. A la vez que controla la iluminación de todo el estadio, el sistema de ABB utiliza algoritmos de ahorro energético que evalúan la hora del día, la luz natural y la carga total en la red eléctrica. De esta manera se logra un ahorro energético considerable y se va preparando el camino hacia un futuro respetuoso con el medio ambiente.

 

Otro ejemplo es el Skagerak Arena, en Skien, en Noruega, cuya cubierta cuenta con 5.700 metros cuadrados de módulos solares con una potencial nominal de 800 kWp. ABB ha facilitado el almacenamiento de energía en baterías y el sistema de gestión energética, que garantizan el máximo aprovechamiento de la energía renovable, incluso cuando hay poca luz. El sistema fotovoltaico no solo alimenta los focos que iluminan los partidos en casa del equipo, sino que también suministra al vecindario electricidad de producción local.

La sostenibilidad de los grandes estadios deportivos, con tecnología de ABB

 

El Tissot Arena, por su parte, en la localidad suiza de Biel, tiene la mayor planta de energía solar presente en ningún estadio del mundo. Con un espacio de unos 16.500 metros cuadrados en su cubierta para los módulos solares, el equivalente a dos campos de fútbol, este proyecto sirve además de modelo para mostrar el uso de energía solar en toda Suiza. La producción energética anual de la planta equivale al consumo de unos 500 hogares medios en Suiza.

 

ABB también ha ayudado a crear un estadio de fútbol «inteligente» para el FK Austria de Viena. El Generali Arena ha adoptado lo último en tecnología de edificios inteligentes y distribución energética eficiente. ABB ha suministrado varios elementos, entre ellos, el sistema KNX, gracias al cual es posible conectar en red todos los componentes de iluminación, sombras, calefacción, aire acondicionado y ventilación del estadio, lo que garantiza el máximo ahorro energético. Además, ABB también ha facilitado transformadores de tipo seco, que cumplen las últimas normas en materia de eficiencia energética de la Unión Europea. En vez de aceite, estos transformadores utilizan una tecnología de encapsulamiento en resina desarrollada por la multinacional.

La sostenibilidad de los grandes estadios deportivos, con tecnología de ABB