SHARE
Todo lo que tienes que saber para un correcto ahorro energético de tu empresa

El flagelo de las pymes y autónomos en los últimos años a raíz de la crisis económica que estamos atravesando ha obligado a estas micro y pequeñas empresas a revisar a fondo sus gastos y recortar al máximo los gastos.

 

Uno de los costes que mayor impacto tiene en el balance de estas empresas es el recibo de la luz, que es el gasto que tienen que afrontar, pero si tenemos en cuenta algunas recomendaciones, el importe se puede reducir considerablemente.

Según diversos estudios, las pymes españolas pueden ahorrar un 20 % de su consumo energético, lo que significa que pueden ahorrar 1.650 millones de euros al año.

Todo lo que tienes que saber para un correcto ahorro energético de tu empresa

 

¿Qué medidas pueden tomar las empresas y autónomos para mitigar el consumo de energía?

 

  1. Desenchufa todos los aparatos eléctricos que no utilices. Para las pymes, se calcula que apagar completamente los equipos en lugar de ponerlos en espera ahorra aproximadamente 65 euros al año. Además, cuando no esté utilizando cargadores para teléfonos móviles, computadoras, etc., asegúrese de desconectarlos.

 

  1. Apagar las luces cuando no es necesario puede parecer obvio, pero es un desperdicio muy común.

 

  1. Abra las cortinas y persianas durante el día para aprovechar al máximo la luz solar. Si es invierno, ahorrarás electricidad y calefacción.

 

  1. Instale luces LED o bombillas de bajo consumo. En comparación con las bombillas normales, son más caras, pero consumen cuatro veces menos energía y tienen una vida útil diez veces mayor.

 

  1. También se recomienda encarecidamente limpiar las bombillas y lámparas con regularidad para evitar que el polvo bloquee la intensidad de la luz.

 

  1. Pinte el techo y las paredes con tonos claros y brillantes, que reflejarán y distribuirán mejor la luz.

 

  1. La instalación de un sistema climático con bomba de calor puede ahorrar energía hasta en un 80%. Se utiliza para calefacción en invierno y en lugar de aire acondicionado en verano.

 

  1. Ajuste el termostato del aire acondicionado y el regulador de calefacción para ahorrar más. Una temperatura de 20 grados en invierno y 24 grados en verano economizará costes y mantendrá un entorno de trabajo agradable.

 

  1. Si es posible, cambie la instalación centralizada a un HVAC por zonas. Por tanto, la temperatura se puede configurar en cada zona o habitación, en función de factores como el tipo de trabajo que se realiza en ese área.

 

  1. Si su empresa necesita consumir agua caliente, considere alternativas a la energía solar térmica. Estas instalaciones suelen estar subvencionadas para solucionar el problema de calentar agua a menor coste de energía.

 

  1. Revise el suministro eléctrico del contrato y verifique si es suficiente para equipos: computadoras, iluminación, impresoras, etc.

 

  1. Utilice equipos de alta eficiencia o tecnología más avanzada. El uso de equipos obsoletos requiere más mantenimiento además de más consumo.

 

  1. Asegurar que las instalaciones eléctricas estén intactas, una mala instalación, además de peligrosa, también provocará un aumento en nuestro consumo de electricidad.

 

  1. Al revisar los materiales aislantes de la empresa, podemos reducir el consumo de energía hasta en un 30 %. Las medidas a tomar incluyen el doble acristalamiento, la correcta separación de las zonas frías y calientes, evitando corrientes de aire, o cubriendo tuberías y superficies que puedan provocar pérdidas de calor con materiales aislantes.