SHARE
Ledvance apuesta por un futuro inteligente de las ciudades

Con el fin de mejorar la vida urbana con poblaciones más seguras, eficientes y sostenibles, Ledvance se encuentra inmersa en el desarrollo de sistemas inteligentes de alumbrado público. Las previsiones de Naciones Unidas afirman que a mediados de siglo, alrededor del 70% de la población vivirá en ciudades, de modo que resulta necesario superar los retos globales que esta sobrepoblación de las ciudades supondrá como repercusión en el medio ambiente. Los nuevos sistemas de alumbrado público en los que trabaja la compañía podrían contribuir a reducir drásticamente los costes de iluminación global, que actualmente suponen el 20% de la electricidad mundial, según la Agencia Internacional de Energía (AIE).

La respuesta al mencionado cambio demográfico ha sido la revolución de la tecnología LED. Sus beneficios en cuanto a eficiencia energética le han hecho evolucionar hasta la iluminación inteligente, que no es más que la automatización de las iluminarias para una gestión responsable de la luz, al mismo tiempo que atiende necesidades individuales y situaciones específicas, llegando incluso a mejorar la calidad de vida de las personas si atendemos al concepto Human Centric Lighting, por la que apuesta fuertemente la compañía. Por ejemplo, la tecnología que tiene como punto de partida el Internet de las Cosas (IoT), por ejemplo, permitirá controlar el alumbrado público de forma remota a través de la conexión inalámbrica de cada calle con un centro de servicio, permitiendo a las autoridades de las ciudades monitorear y administrar las luces de manera centralizada y contribuyendo así a proteger el medio ambiente al evitar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Además, la iluminación basada en las necesidades hará que los espacios urbanos sean más atractivos y seguros para las personas. El resultado permitirá poder encender y apagar las luces individuales de cada calle cuando sea necesario o cambiar su tono según la hora del día o la densidad del tráfico. Así, cuando no haya nadie cerca, se atenuarán y sólo se iluminarán cuando un peatón, ciclista o coche se vislumbre. Además, los sensores permitirán registrar información ambiental útil adaptándose el alumbrado según el clima, llegando incluso, a través de una señal luminosa, a alertar a los residentes de tormentas e inundaciones que se aproximen.

Entre los desafíos que conlleva la aplicación de estas nuevas tecnologías se sitúa la adecuación de la tecnología para cada ciudad concreta o el límite todavía hay asuntos que ajustar. En primer lugar, los planificadores urbanos podrían verse condicionados por un presupuesto limitado o por una falta de pensamiento conjunto sobre si la tecnología sería la adecuada para cada ciudad. También por los posibles problemas de sueño que podría generar la luz azul del alumbrado público LED. Sin embargo, ya hay ciudades en las que la tecnología está cambiando las ciudades y la forma de vida, como la holandesa Eindhoven, en la que se han introducido cruces peatonales iluminados y equipados con sensores para indicar cuando es seguro cruzar. En la alemana Wipperfürth, la tecnologia de iluminacion permite a las luminarias enviar información a través de Bluetooth, para que los usuarios, a través de sus teléfonos inteligentes puedan acceder a información general, conocer la ubicación de tiendas, restaurantes o espacios de estacionamiento gratuitos.