SHARE
El uso de la meteorología puede ayudar a mejorar el rendimiento de las infraestructuras energéticas

Los servicios meteorológicos aplicados a sectores como las redes inteligentes o la generación de energía renovables permiten mejorar la toma de decisiones y optimizar la gestión de la energía. Así se deduce de las inversiones realizadas por Schneider Electric en relación con los servicios meteorológicos como herramienta de soporte para tomar las mejores decisiones en sectores críticos como la generación y distribución energética, el transporte, la aviación, las smart cities y otros negocios sensibles a las condiciones meteorológicas.

La propuesta consiste en dar un servicio especializado y adaptado de información meteorológica para cada cliente, eficiente y que da respuesta en tiempo real a sus necesidades específicas, seleccionando y procesando a medida los datos de mayor interés para la seguridad y eficiencia en sus operaciones. Para los máximos responsables de Schneider en este ámbito, “las smart grids han encontrado en este tipo de servicios un gran aliado para mejorar el pronóstico de generación de energías renovables, favorecer la estabilidad de la red eléctrica y actuar de forma más eficiente reduciendo sus costes de operación”. Por ejemplo, ante la evolución de una tormenta que pueda afectar a infraestructuras energéticas, el servicio se desarrolla en una triple vertiente:

  • Antes de producirse, el servicio se centra en los pronósticos especializados adaptados a la escala temporal y espacial del cliente, la generación de alertas previamente configuradas sobre aquellos parámetros que puedan afectar a sus operaciones y el soporte 24×7 del equipo de meteorólogos expertos. Todo ello para prepararnos de cara a las incidencias en el menor tiempo posible y del modo más e
  • Durante la tormenta, el foco se traslada a la gestión de los equipos de trabajo y su seguridad a través de un seguimiento detallado de la evolución en tiempo real de las condiciones atmosféricas sobre la región de interés.
  • Tras la tormenta hay que emplear la información registrada (rayos detectados, informes de precipitación, rachas de viento, etc.) para realizar una primera estimación de los daños causados y planificar las visitas de inspección y reparación.