SHARE
La industria de la iluminación lamenta la oportunidad perdida con el ecodiseño y el etiquetado energético

Los fabricantes de iluminación europeos están decepcionados con la normativa sobre ecodiseño y etiquetado energético que serán de obligado cumplimiento desde el 1 de septiembre de 2021. Los expertos de Lighting Europe, organización de la que forma parte Anfalum, Asociación Española de Fabricantes de Iluminación, “sugirieron cambios importantes en el marco normativo para permitir a los profesionales de la iluminación un acceso sostenido a los equipos seguros y de calidad que necesitan”. Sin embargo, ahora denuncian que el Reglamento de Ecodiseño actualizado contiene un efecto “estroboscópico” en los requisitos, con consecuencias relevantes en el mercado. 

 

Desde Lighting Europe consideran que “los productos deben ser rediseñados para cumplir con la nueva normativa, que puede limitar la disponibilidad de lámparas y luminarias a los consumidores, como es el caso de los equipos LED de vidrio completo.  A esto se añade que el plazo dado por la UE es todo un desafío para los fabricantes de iluminación, más en un momento como el actual debido a la crisis del COVID-19”. Por todo ello confían en que cada uno de los estados que forman parte de la Unión Europea “realicen esfuerzos adicionales para garantizar la conformidad de los productos comercializados que se importan de fuera de la UE. En este sentido, la gran patronal europea ha hecho públicas las directrices para ayudar a las empresas a comprender y aplicar los nuevos. marcos reguladores, y ayudar a los responsables de la vigilancia del mercado a hacerlas cumplir”.

 

Inclusión de la iluminación en los planes de recuperación

Por otro lado, todas las asociaciones nacionales que forman parte de la patronal europea, que representan a más de un millar empresas en su mayoría pymes, instan también a la UE a incluir en los planes de recuperación y resiliencia las instalaciones de iluminación. Creen que las inversiones y políticas de estímulo económico en la renovación y mejora de los edificios, deben priorizar en especial, las instalaciones de iluminación, como factor clave para la recuperación de la economía europea tras la pandemia, y añaden que “es vital invertir en esta cadena de valor para mantener los puestos de trabajo”. Consideran además que los sistemas eficientes de los que la industria ya dispone y puede instalar, “ayudan a la reducción de las emisiones de CO2 y son una parte esencial de la eficiencia energética de los edificios”. Cuantifican ese ahorro energético “en cerca de 56 TWh de electricidad al año hasta 2050, además de un mejor bienestar visual y general y una mejor productividad.

La industria de la iluminación lamenta la oportunidad perdida con el ecodiseño y el etiquetado energético

Por todo ello proponen las siguientes recomendaciones para la mejora de instalaciones

  • Un enfoque en los edificios no residenciales (edificios públicos y comerciales) para “predicar con el ejemplo”
  • El uso de iluminación LED, en combinación con controles y sensores
  • Una aplicación uniforme y armonizada del Smart Readiness Indicator para toda la UE
  • La introducción de requisitos mínimos obligatorios sobre la calidad del ambiente interior.
  • El diseño de espacios interiores seguros debe incluir la instalación de tecnologías de desinfección UV-C, para garantizar ambientes interiores saludables.
  • La evaluación obligatoria de riesgos de iluminación de emergencia a realizar para el cumplimiento de la norma europea EN1838, y la normativa nacional.