Conecta con nosotros

Fabricantes

Siemens abandona Rusia por la invasión de Ucrania

Publicado

el

Siemens abandona Rusia por la invasión de Ucrania

Siemens ha tomado la decisión de concluir de forma ordenada sus actividades en Rusia, país en el que la multinacional opera desde hace casi 170 años, por la invasión de Ucrania que se remonta ya al mes de febrero de este año. El grupo tecnológico e industrial alemán ya ha iniciado la suspensión de sus actividades y la semana pasada comunicó el impacto financiero que tendrá dicha decisión y que se incluye en los resultados del segundo trimestre de su actual ejercicio. Así informó de ello su presidente y consejero delegado, Roland Busch, que añadió que “nos unimos a la comunidad internacional en la condena de la guerra y nos centramos en apoyar a nuestra gente y proporcionar ayuda humanitaria”.

 

La multinacional emplea en el país ruso a alrededor de 3.000 personas y ya había decidido no asumir nuevos proyectos en el país. Por todo ello su beneficio neto se ha reducido a la mitad, hasta 1.270 millones de dólares en los tres primeros meses del año, pues la afectación ha supuesto en torno a 600 millones de dólares de pérdidas. En sus previsiones para todo el año, sin embargo el grupo ha adelantado un crecimiento de los ingresos, que se situaría entre el 6 y el 8 por ciento. A raíz de la decisión, Siemens cayó más de un 6 % en la bolsa de Frankfurt, aunque luego redujo esas pérdidas a un 4,5 %. La caída también afectó a su filial Siemens Energy.

 

Aumento de los pedidos en un 22 %

No obstante, la compañía ha anunciados también que su cartera de pedidos registró un aumento en términos comparables del 22 % en el segundo trimestre del año, hasta los 21.000 millones de euros, con altas tasas de crecimiento en todos los negocios industriales. Además los ingresos aumentaron un 7 %, desde los 14.700 millones de euros del segundo trimestre de 2021, hasta los 17.000 millones de euros, y el beneficio del negocio industrial fue de 1.800 millones de euros, debido a los mencionados impactos de 600 millones, principalmente en Mobility, tras las sanciones impuestas a Rusia.