SHARE
Minesto y Schneider Electric unen fuerzas para comercializar la energía marina

Schneider Electric ha firmado un acuerdo con la empresa Minesto para colaborar en el desarrollo y la construcción de una granja de energía oceánica y, de esta manera, acelerar el despliegue comercial de la energía marina y la transición hacia unas emisiones cero netas de carbono. Para ello, son necesarios sistemas de energía que cuenten con una producción de energía renovable predecible.

 

La colaboración involucrará a los principales productores de energía independientes y a compañías eléctricas y combinará el conocimiento y los productos de Schneider Electric con la tecnología pionera Deep Green de Minesto. Los proyectos, que van desde instalaciones de microgrids pequeñas hasta granjas de multimegavatios, serán identificados, evaluados y desarrollados de forma conjunta por ambas compañías. La colaboración abarcará desde la integración de sistemas técnicos y la gestión de proyectos hasta la gestión de oportunidades comerciales y de financiación de los proyectos.

Schneider quiere “incorporar la energía oceánica al mix global de energías renovables, equilibrando las variables y la carga base predecible”. Así lo asegura Gary Lawrence, presidente del área de Power and Grid de Schneider Electric, que considera “muy importante entrar en el sector de la energía marina con un partner que desarrolla una tecnología revolucionaria y que cuenta con un mercado global y el potencial de producir energía a un precio competitivo”.

Usuarios y productores de energía piden cada vez más soluciones sostenibles que les ayuden a alcanzar sus objetivos de reducción de carbono, al mismo tiempo que mejoran su resiliencia empresarial. Las energías renovables basadas en las mareas y las corrientes oceánicas pueden contribuir significativamente a ello, “tanto en lo que respecta a las comunidades energéticas como a los usuarios remotos”, añaden desde la multinacional. Minesto es una empresa líder en tecnología de energía marina que tiene como misión minimizar la huella de carbono global del sector energético permitiendo la producción de energía comercial a partir del océano. Su producto Deep Green es la única planta de energía marina verificada que opera de manera rentable en áreas con corrientes de marea y corrientes oceánicas de bajo flujo.