SHARE
Easergy T300, dispositivo para la automatización de las redes de distribución eléctrica

Schneider Electric acaba de presentar el Easergy T300, un nuevo dispositivo de automatización de alimentadores. La solución inteligente, destinada a redes de distribución eléctrica, ofrece funciones de monitorización, control y automatización y su puesta de largo ha coincidido con la celebración del congreso European Utility Week de Barcelona. Aprovecha las últimas tecnologías de comunicación para el funcionamiento local y remoto, lo que permite a las compañías eléctricas minimizar las interrupciones del suministro, optimizar el rendimiento de la red y reducir los costes operativos.

Las características del Easergy T300 se basan en la potencia, porque es una solución integral para el control y monitorización de media y baja tensión; la sencillez, porque está diseñada para simplificar la gestión del propietario; la flexibilidad, porque es configurable según las necesidades; la digitalización, porque cuenta con protocolos abiertos y un ciclo de vida digital; y la seguridad, porque incluye también la ciberseguridad de la subestación.

Para garantizar una mayor disponibilidad de la energía eléctrica y reducir los tiempos de interrupción en las redes de media y baja tensión, el Easergy T300 incluye herramientas avanzadas de detección de fallos, entre las que se incluyen la detección direccional y no direccional de sobrecargas, la detección de líneas interrumpidas o puenteadas y la detección de transformadores (por fase) o fusibles fundidos. Además, el diseño anticipa la pérdida neutral de baja tensión y las capacidades de automatización permiten reconfigurar la red y reducir el tiempo de interrupción.

El cálculo preciso del voltaje y la potencia que proporciona el Easergy T300 mejora la integración de recursos de energía distribuidos de media y baja tensión, proporcionando datos de alta precisión al sistema Volt-VAR para la gestión en tiempo real. Asimismo, optimiza los flujos de potencia y monitoriza el suministro tanto para media como para baja tensión. Incluso cuando se integra una generación distribuida intermitente, de acuerdo a la normativa EN 50160. Además ofrece un minucioso análisis de datos que ayuda a optimizar las inversiones en la red gestionando las situaciones de carga máxima a tiempo real y con datos rigurosos.