SHARE

“Necesitamos que el profesional de la instalación esté en el centro del mercado, ocupe un lugar preferente como eje neurálgico de las instalaciones y nuestra misión es ayudarles a que lo consigan”. En esa frase se resume la idea central sostenida por tres vicepresidentes del negocio de Schneider Electric en una conversación con medios de comunicación durante el Innovation Summit, de Barcelona. Eugenio de la Rosa, vicepresidente de Distribución para el Mercado Ibérico; José Luis Cabezas, vicepresidente de Home & Distribution; y Jordi García, vicepresidente de Power Products, concretaron la visión que la compañía tiene para asentar la introducción del negocio de productos “smart” de Schneider Electric en la edificación residencial y en el sector terciario, tanto en rehabilitación como en obra nueva enfocados al instalador.

“Es fundamental que el pequeño comercio pueda controlar su consumo para ser más eficiente. Y la tecnología debe ser sencilla de uso para que el propio consumidor sea el que controle la instalación y sus consumos”, apuntó José Luis Cabezas. Pero en esa labor, Schneider necesita de un socio fundamental que no es otro que el instalador, porque es éste quien se encuentra en contacto con el usuario final y quien tiene que transmitirle con claridad y sencillez esa facilidad de uso. “Desde Schneider tenemos toda la capacidad para hacerlo, para llevar toda la tecnología “Smart” hasta los hogares, tanto en lo que se refiere a obra nueva, como a rehabilitación. Existe una demanda creciente porque hay también una necesidad de ser más eficientes, para obtener ahorros porque la energía se ha encarecido y también porque existe una mayor sensibilidad, porque la sostenibilidad se ha convertido en un problema de todos y porque hay una necesidad de conectividad”, señaló Eugenio de la Rosa.

«La tecnología debe ser sencilla de uso para que el propio consumidor sea el que controle la instalación y sus consumos»

 

“Y además la energía experimenta un proceso de descentralización que es irrevocable, vamos hacia ello y hacia el autoconsumo compartido, y esta evolución nos llevará a las microgrids y a que cobren mucha relevancia nuevos roles como el que va a desempeñar el agregador de servicios, pero toda esta evolución no es posible sin la tecnología que la permite, y lo bueno es que esa tecnología ya la tenemos, ya está disponible. Todo esto implica un impacto notable en costes, en eficiencia energética y en sostenibilidad”, subrayó Jordi García.

También afirmaron que Schneider trabaja, dentro de las organizaciones en las que está integrada, como es el caso de Afme, Asociación de Fabricantes de Material Eléctrico, para que todo ello tenga cabida en la normalización, se imponga como una necesidad en el mercado y determinados presupuestos de toda la tecnología inteligente para el hogar deban incluirse en la obra nueva. También trabajan en este sentido con las empresas promotoras de viviendas. Y citan el ejemplo de la nueva regulación sobre autoconsumo, “si funciona la cuestión regulatoria, la evolución y el crecimiento será exponencial”.